Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

A Fondo

El culto a la fertilidad y la vida después de la muerte

Wendy Segura
Prensa, Dpto. de Proyección Museológica

Esta fotografía muestra una imagen circular que corresponde a un enterramiento en el sitio El Silo. Fotografía Dpto. de Antropología e historiaEn la costa noreste del Golfo de Nicoya se esconde un secreto recientemente revelado por los arqueólogos del Museo Nacional, se trata de un sitio arqueológico que muestra vestigios de una civilización muy particular, donde las redondeces tienen una importancia más allá de la vida y las mujeres un lugar más allá de la muerte. Se trata del sitio “El Silo”, un asentamiento humano entre el año 800 y el 1350 d. C. en un ambiente costero de bosque tropical.

Conversamos entonces con Valerio para conocer los detalles de las excavaciones que dieron como resultado esta exhibición temporal

¿Qué tiene de especial el sitio El Silo para que mereciera toda una exhibición?El arqueólogo Wilson Valerio (de sombrero) explica a un grupo de estudiantes los hallazgos en el sitio
Las investigaciones en el sitio El Silo, en el Golfo de Nicoya revelaron prácticas de enterramiento no conocidas anteriormente para las poblaciones prehispánicas en el territorio nacional. Se trata de un área funeraria, separada del área habitacional, donde se ubicaron fosas siguiendo un diseño circular de 12 metros de diámetro,  con un anillo periférico y otro anillo interno y un osario en el punto central. Las fosas periféricas fueron de 2 m de diámetro y 1.7 m de profundidad, las internas de 0,4 m de diámetro y lo mismo de profundidad, el osario de 2 m de diámetro y 1.5 m de profundidad.

La disposición de los individuos en las fosas fue variable, algunos fueron enterramientos primarios, es decir al individuo lo enterraron de forma extendida o en posición fetal,  y algunos otros los sepultaron en enterramientos secundarios o de paquete. Además algunos se encontraron en fosas individuales y otros en fosas con dos o más individuos.

Otra gran característica de este sitio fueron los vestigios de prácticas de rituales funerarios que incluyeron la cremación, en el mismo lugar de enterramiento, de algunos individuos;  se ha llegado a determinar que este ritual era para los más altos y robustos de la comunidad.

En estos rituales de cremación que se hacían mediante el uso de hogueras o piras, colocaban ofrendas funerarias donde sobresale la presencia de figurinas femeninas y en general de formas ovales de vasijas, que destacan la fertilidad y, posiblemente, el cumplimiento de roles importantes dentro de la sociedad.

Entonces, ¿todo este culto a la fertilidad, tendría un significado específico?
En el sitio se encontraron varias de estas ofrendas con formas femeninas. Fotografía del Dpto. de Antropología e historia.Sí, tanto el diseño general del cementerio, así como las formas de las fosas y las ofrendas cerámicas son el producto de la cosmovisión de esa “población nicoyana”, que vivió cerca de la costa del Golfo a fines del primer milenio d. C. y principios del segundo milenio. Podría ser que esa forma de concebir la vida y la muerte corresponda al mundo de mitos y creencias que mantuvieron muchos grupos humanos en la América prehispánica y de otras latitudes, para quienes las estructuras circulares/cónicas, tanto habitacionales como funerarias, representaban el centro del universo, generador de protección, renovación y vida.

¿Qué características arqueológicas ha presentado esa zona en investigaciones anteriores?Vasijas de un enterramiento circular en el sitio
En la zona se han realizado pocas investigaciones. En las cercanías de El Silo, solamente existen dos reportes preliminares de sitios arqueológicos que aún no han sido excavados y otro, denominado Vista de Alcón, que reportó restos humanos asociados a concheros, todos de la misma temporalidad de El Silo (800-1350 d. C.).

En el área de las islas del Golfo, se sabe de la existencia de ocupaciones humanas desde principios de nuestra era, de acuerdo a los descubrimientos de paquetes funerarios en un humedal costero de Isla Venado a finales de la década de los 80 y principios de la década de los 90, realizados por investigadores del Museo Nacional de Costa Rica. Otros estudios también definieron una mayor ocupación de la zona a partir del 500 d. C., que motivaron la interacción y las actividades comerciales y sociopolíticas en el Golfo. No obstante, aún se carece de estudios regionales que generen explicaciones más concretas del desarrollo cultural.

¿Cuáles son las similitudes y diferencias de El Silo, con respecto a otros sitios investigados en la zona?
Las prácticas de enterramiento en cuanto a las fosas y cuerpos en enterramientos primarios o secundarios, son comunes para todas las poblaciones de la Región Gran Nicoya durante el período 800-1350 d. C. Sin embargo, tanto el área de enterramiento como las fosas muestran un diseño circular que no es común en el resto del área. Otros detalles poco comunes son las prácticas de cremación de ciertos individuos de la comunidad y lo que parece ser el culto al género femenino. Todos estos detalles son, hasta ahora, únicos de El Silo.

Con estos datos tan interesantes ¿cuál pudo ser el papel que jugaba la mujer en este sitio?
Este es uno de los enterramientos extendidos que se encontraron en el sitio "El Silo". Fotografía del Dpto. de Antropología e historia.Parece ser que el papel que tuvo la mujer en esa “sociedad nicoyana” fue relevante, fue muy representada en la colección cerámica del sitio, simbolizando, quizás, un culto a la fertilidad, regeneradora de la comunidad, pero también es probable que representara la ostentación de roles de mando político-religioso.

Finalmente, según las fotografías, es evidente que la zona tiene una bonita vista y es plana, así ¿cuáles son las características climáticas y medioambientales que pudo haber observado esta población para instalarse en el sitio?
El ambiente caracterizado por arboledas, lomas y sabanas costeras permitió la obtención de recursos marinos, de manglares, ríos, suelos fértiles y fauna terrestre a través de la pesca, recolección, caza y actividades agrícolas, además de posibles razones político-económicas e ideológicas fue lo que motivó la escogencia del lugar y en particular de una loma que dominaba el paisaje y presentaba los atributos requeridos para la ubicación de sus difuntos, el nivel del inframundo.