Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

A fondo

Sobre esferas centenarias y eventos de masas

Christian Kandler R.
Director General, Museo Nacional de Costa Rica

Taller de protección de esferas en el parque de Palmar Sur. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaEn vista de la reciente cobertura de los medios de comunicación sobre el llamado “Proyecto Esferas. Osa Lugar de encuentro”, liderado por el astrólogo español Vicente Cassanya y con el respaldo de la Municipalidad de Osa, el Ministerio de Cultura y Juventud y el Museo Nacional han manifestado repetidas veces que no respaldan ni participarán en este proyecto. 


En principio, estamos a favor de que se organicen actividades que contribuyan a dar a conocer las esferas de piedra y en general la riqueza arqueológica y cultural del Cantón de Osa, y apoyamos el desarrollo de actividades para la promoción turística de la región Brunca. Pero en el caso del proyecto concreto a que nos referimos, existen aspectos que nos provocan serias dudas y preocupaciones, que consideramos importante compartir con la opinión pública nacional

Desvalorización del pasado precolombino

Visita guiada por el sitio arqueológico Finca 6. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaCuando se tuvo conocimiento por primera vez de la existencia de las esferas de piedra, en la primera mitad del siglo veinte, llamaron poderosamente la atención de nacionales y extranjeros por su perfección, su belleza y por el desconocimiento que se tenía acerca de las culturas que las crearon, lo que las rodeó de un aura de misterio. Durante muchos años, la investigación en torno a estos magníficos monumentos precolombinos fue escasa y fragmentaria. Pero desde hace más de dos décadas, diversos arqueólogos incluyendo investigadores del Museo Nacional, han venido trabajando de forma sistemática, científica y seria, para conocer mejor el contexto, la función y simbolismo de las esferas dentro de los grupos indígenas que habitaron la región por miles de años y los resultados se han dado a conocer por medio de libros, artículos y múltiples notas periodísticas

El recurrir a explicaciones sobrenaturales como supuesto origen de las esferas de piedra, constituye una negación de la capacidad creativa y el refinamiento cultural que alcanzaron las sociedades indígenas que habitaron el territorio costarricense antes de la irrupción de los conquistadores españoles. Nos aparta del gradual reconocimiento que los costarricenses hemos logrado adquirir en las últimas décadas, del enorme valor del legado material y cultural que recibimos de nuestros antepasados indígenas, anteriormente los grandes desconocidos de nuestra historia. Por ende, nos aleja también del apoyo necesario a las acciones que permitan reforzar la protección y el disfrute responsables de nuestro extraordinario patrimonio precolombino, así como la valorización y dignificación de los grupos indígenas que viven en nuestro país.

Si bien respetamos el derecho de cada persona de buscar la interpretación que más le satisfaga en cuanto al significado de estos fascinantes objetos, consideramos que convocar un evento masivo sobre la premisa del carácter supuestamente misterioso o fantástico de las esferas es un enorme paso atrás en el esfuerzo por investigar, divulgar y valorizar este invaluable patrimonio.

Inminentes riesgos de Deterioro

El artista José Sancho analiza las esferas en el sitio Bolas. Fotografía del Dpto. de Proyección Museológica.Pero además nos preocupan seriamente los efectos que pueda tener el evento anunciado, sobre la conservación y preservación del patrimonio arqueológico del cantón de Osa. El patrimonio arqueológico en general es frágil, y muy especialmente los sitios arqueológicos, cuando no se los ha terminado de preparar para su apertura al público, como es el caso de los sitios con esferas en la región Sur de Costa Rica.

El aprovechamiento económico y social del patrimonio cultural y arqueológico, debe siempre tener como punto de partida una adecuada protección del mismo. La falta de planificación de las actividades de visitación, puede llevar a un deterioro acelerado e irreversible de los bienes arqueológicos de una región. Estos bienes son frágiles e irreemplazables y deben protegerse aplicando el principio de precaución y la puesta en vigor de las medidas que sean necesarias para la mitigación del impacto.

Dado el tamaño potencial del evento, es imprescindible tomar las medidas necesarias para garantizar la adecuada protección de estos sitios así como de las esferas que están ubicadas en parques y sitios públicos en ese cantón. Sobre este punto, los organizadores no se han pronunciado en absoluto. Sin embargo, el Museo Nacional, en cumplimiento de su función de velar por la protección del patrimonio arqueológico nacional, ha contactado a la Municipalidad de Osa para iniciar una coordinación adecuada de este aspecto.

¿Beneficios sostenibles?

Esfera con petroglifo en la finca La Vitoria. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaFinalmente, nos preocupa la realización de un evento de esta magnitud, sin que se aclare cuáles son las medidas adoptadas para propiciar que sus efectos se incorporen a los esfuerzos por el logro del desarrollo integral y sostenible de la región.

El patrimonio arqueológico pertenece a toda la sociedad, en especial a las comunidades cercanas, y su aprovechamiento debe obedecer a una planificación cuidadosa e integral. Solo así los efectos multiplicadores de las actividades desarrolladas, especialmente en materia de turismo cultural, podrán generar beneficios de mediano y largo alcance que beneficien a todos los pobladores, en lugar de estimular únicamente acciones que busquen el lucro en el corto plazo. La proliferación descontrolada de actividades turísticas, lejos de contribuir al desarrollo regional y nacional puede conducir a un acelerado deterioro del patrimonio arqueológico, cultural y natural, una mayor concentración de la riqueza y una participación ínfima o nula de las comunidades en los beneficios de la actividad. Existen numerosos ejemplos de ello en el mundo.

Las esferas de piedra, testigos del paso de los siglos y de los cambios de las sociedades humanas, siguen siendo objeto de la admiración unánime de quienes las visitan. Todavía pueden revelarnos mucho sobre las culturas que las crearon y servir como un referente central de nuestra identidad cultural, pero también pueden jugar un papel dinámico en el desarrollo social, económico y cultural de la región Brunca y del país, si hacemos un uso cuidadoso y responsable de este invaluable patrimonio nacional. La posible Declaratoria de los Sitios con Esferas de Piedra como parte de la Lista de Patrimonio Mundial, para la que trabajaremos prioritariamente durante los próximos meses, además de fortalecer las acciones para la investigación, protección y divulgación de este importantísimo patrimonio cultural, puede propiciar el surgimiento de opciones orientadas hacia esa finalidad.