Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

A Fondo

 

Recuperar el valor de un barrio

Wendy Segura
Prensa, Dpto. Proyección Museológica
Museo Nacional de Costa Rica

“La casa que más me gusta es la Casa Turrujal”,  nos dijo Daniel, “es la que está casi frente al “play”, me gusta porque así se llamaba el barrio antes y por sus entrelazados, que hasta ahora los observo”. Él junto a 14 niños y niñas de la Escuela República de Chile de diferentes niveles y escogidos por sus maestras por la capacidad e interés artístico que demuestran, son quienes inauguraron el proyecto Barrios de San José, impulsado por el Ministerio de Cultura y Juventud en alianza con la Municipalidad de San José y el Ministerio de Educación Pública.

La iniciativa ya empezó en Barrio Luján, donde nos encontramos a Daniel, Silvio, Maykel, Noel, Susana y Whitney, entre otros, cada uno de ellos con una experiencia diferente, algunos nacieron ahí en Barrio Luján, y desde siempre sus familias han vivido en el lugar. Maykel por ejemplo, dice que su mamá es la dueña de la reparadora de zapatos, cuenta que ella los recibe ahí y los manda a otro lugar a que los reparen, “siempre ha trabajado en eso”. Otros como Susana vienen cada mañana a recibir lecciones y después regresa a su casa en San Sebastián, pero sabe que Barrio Luján es parte de su vida.

El proyecto nació en el 2005, por una inquietud de la acuarelista y asesora del Ministerio de Cultura Virginia Vargas y el arquitecto Andrés Fernández, de recuperar esos espacios perdidos por el comercio, la industria y la globalización y es que como lo dice Virginia “vivimos en un mundo globalizado ya nadie conoce a su vecino, nuestros barrios se han convertido en lugares para dormir;  ya no existe la solidaridad y amistad de los barrios de antaño”.

Agregó que con el proyecto “queremos poner en valor el patrimonio arquitectónico tangible, así como el patrimonio intangible, que sería el rescate de la memoria barrial, la memoria de los vecinos que construyeron una comunidad donde se interactuó, donde en determinado momento hubo amistad, apoyo, solidaridad y tolerancia.”

La semilla la están sembrando en los niños y niñas de las escuelas y que de ahí se extienda al resto de la familia; es tal el entusiasmo que han tenido que este objetivo se está cumpliendo muy rápido, sino que lo diga Whitney, quien contó que tan sólo en la primer mañana de salir a ver las casas de Barrio Luján se emocionó tanto que en la tarde salió con su hermana de 24 años para recorrer de nuevo el barrio, enseñarle a ella lo que había aprendido y practicar aún mas los dibujos que planeaba hacer.

El proyecto se extiende a seis emblemáticos barrios josefinos, tales como Luján, Los Ángeles, México, Pitahaya, Escalante y Otoya, “como ves son barrios muy parecidos y diferentes a la vez, se escogieron barrios de todas las clases sociales, con arquitectura de interés histórico, pues a partir de la representación plástica de esa arquitectura se va a llamar la atención del público, además como requisito debían tener vecinos dispuestos a contar sus historias de barrio” recalcó Vargas.

Cada uno de los barrios tiene diferentes módulos, que se van desarrollando de forma simultánea por un equipo interdisciplinario entre los que destacan no sólo Virginia como coordinadora, sino también Nivaria Perera como contacto con las  comunidades, Carlos Laborda en el ámbito de mejoramiento de barrios y Rosa Elena Malavassi, quien es historiadora y arquitecta.

El proyecto inicia precisamente por Malavassi, quien se dedica a investigar al barrio, su historia, arquitectura, gente, sitios emblemáticos, entre otras. El segundo módulo es el de producción plástica, que se realiza de forma simultánea con el concurso de ensayo.

Por su parte la producción plástica inicia con los niños de las escuelas. Para esta fase se solicitó al Museo Nacional de Costa Rica, la colaboración de la educadora María Elena Masís, que se constituyó en parte del equipo de trabajo con los niños. Su labor se enfocó en generar en los niños el interés por el proyecto en general, y contribuir al desarrollo de las obras  plásticas de los niños.

Durante tres días ellos y ellas aprendieron de arquitectura, observaron las formas de las casas, los detalles de las ventanas, puertas, entrelazados de sus paredes; además hicieron bocetos de las casas o detalles de las mismas que más les gustaron, y que les gustaría reproducir en grande, pues al tercer día deberían realizar una obra de arte en la técnica que ellos deseen y de la casa que más les gustó. Éstas serán enmarcadas y puestas en exhibición junto a 12 obras de artistas nacionales de la talla de Fabio Herrera, Guillermo Porras, Flora Zeledón, Sebastián Melo, entre muchos otros, quienes anteriormente habrían estado realizando obras de la arquitectura y memoria de los diferentes barrios.

“La idea es que las mejores obras de los niños y niñas de ese barrio sean exhibidas junto a las de los artistas en la mismas condiciones todas, con firma, marco, cédula y todo igual para todos, primero serán exhibidas en la escuela local y después circularán como una exhibición itinerante por el resto de escuelas de los barrios participantes” agregó Virginia.

Con respecto al certamen de ensayo, que va paralelo a producción plástica infantil, pueden participar los vecinos o antiguos residentes del barrio, y el fin será la recopilación de memorias vecinales.

Virginia explicó que el tercer módulo de cada barrio iniciará el día en que se inaugura la exhibición plástica. Ese día,  convocarán a los vecinos a una tertulia, con el fin de hacer una memoria, es por eso que les solicitarán a los vecinos llevar fotografías familiares que complementen el producto final del programa: una memoria, fascículos con historia, imágenes, fichas, mapas, entre otras  y tarjetas postales con las imágenes plásticas producidas y acompañadas de fichas históricas.

Con respecto al producto final, cada barrio tendrá una memoria en la que se recopilará toda la información de los diferentes módulos del proyecto y fotografías de los procesos. Cada copia estará disponible en el Archivo Nacional, el Centro de Información del Patrimonio y  Universidades, concluyó Virginia.

El primer y segundo módulo del proyecto ya se ha concluido en Barrio Luján. Los 15 pequeños grandes artistas de la escuela República de Chile esperan el día de la inauguración y la tertulia para ver si su obra de arte está en esta exhibición, mientras tanto Virginia y su equipo ya trabaja en el módulo investigativo del segundo barrio, Barrio México.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: