Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

A fondo

El sitio arqueológico Las Mercedes: potencial y proyección para el futuro de Costa Rica

Ricardo Vázquez
Arqueólogo, Dpto. de Antropología

Vista del sitio arqueológico Las Mercedes. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaEl acervo patrimonial y la arquitectura del sitio Las Mercedes le otorgan uno de los perfiles más altos entre los yacimientos arqueológicos de Costa Rica. El sector monumental del sitio se encuentra protegido en una zona de reserva que se ubica en los terrenos de la Escuela de Agricultura de la Región Tropical Húmeda (EARTH), cerca de la entrada a esa universidad, en el cantón de Guácimo, provincia de Limón. 


En el sitio Las Mercedes se han llevado cabo temporadas de excavación arqueológica en los últimos siete años. A pesar de haber pasado mucho tiempo sin medidas de conservación, la arquitectura prehispánica de éste  muestra un estado reconocible en dos amplios sectores del sitio, donde se debe implementar un proyecto de restauración y puesta en valor.

La entrada a la universidad EARTH se localiza sobre la carretera que comunica la ciudad de San José con la de Limón, el principal puerto en el Caribe de Costa Rica. La EARTH está a mitad de camino entre ambas ciudades, esto es a 60 Km de cualquiera de ellas. 

Estos son algunos de los vestigios encontrados en el sitio Las Mercedes durante investigaciones en el 2009. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaPor los terrenos de esta universidad pasa la línea del tren y en su proximidad se encuentra el poblado liniero de Las Mercedes, formado a partir de casas de la antigua finca del mismo nombre. En suma, el paisaje cultural describe la ambición contemporánea de una Costa Rica verde, también la historia reciente de la región —marcada por la construcción del ferrocarril en la segunda mitad del siglo XIX—, y el pasado prehispánico.

En la era prehispánica, el lugar sirvió de asiento a un centro administrativo y ceremonial de altísima jerarquía. A juzgar por la arquitectura monumental y fechas de Carbono-14, dicho centro fue uno de los dos de mayor importancia política en la parte central de la Vertiente Caribe, por lo menos desde el año 1000 después de Cristo.  El otro gran centro fue Guayabo que goza de la declaratoria de Monumento Nacional desde 1973.

Una vista de los muros del sitio arqueológico Las Mercedes. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaEn Las Mercedes las primeras ocupaciones indígenas se han podido trazar alrededor de 1500 antes de Cristo, cuando el sitio estuvo habitado por gente que ya usaba cerámica y tenía agricultura. Periodos intermedios, entre dichas cotas cronológicas, también se hallan representados entre los restos culturales depositados en las capas de suelo de Las Mercedes.

La formación social responsable de las obras más monumentales, fue al parecer un poderoso cacicazgo dirigido por una dinastía de gobernantes, rodeada por personajes de elite entre ellos burócratas, artesanos especialistas y guerreros y donde las mujeres alcanzaron gran importancia y liderazgo. Imágenes de individuos asociables a esas posiciones sociales quedaron representadas en estatuas de piedra recuperadas en el sitio. La presencia indígena en Las Mercedes llegó hasta el siglo XVI, como lo atestigua cuentas de vidrio traídas por los españoles encontradas ahí.

El sitio Las Mercedes recibió reconocimiento internacional desde principios del siglo XIX, debido al reporte publicado por Carl V. Hartman (1901) dentro de su libro Archaeological Researches in Costa Rica (Investigaciones Arqueológicas en Costa Rica). Sin embargo, 20 años antes Alden Manson en su libro  Costa Rican Stonework: The Minor C. Keith Collection. Anthropological Papers of the American Museum of National History 39, había reportado gran parte de la extensa colección de objetos indígenas que Minor C. Keith había sido formada a partir de excavaciones en el sitio.

Sabemos ahora que las construcciones prehispánicas del lugar se conocían desde por lo menos mediados del siglo XIX, como lo mencionan reseñas de viajeros europeos como Polakowsky en 1877 y que fueron compiladas por Elías Zeledón en 1997. Sin embargo, el sitio no recibió cuidados especiales y por más de un siglo el terreno de la finca Las Mercedes fue utilizado para la agricultura intensiva del banano, cacao y abacá. En ese tiempo, el huaquerismo impactó los depósitos arqueológicos y estructuras arquitectónicas del sitio.

Guayabo en el cantón de Turrialba es el único otro sitio arqueológico conocido en la parte central de la Vertiente Caribe de Costa Rica cuyo nivel de monumentalidad arquitectónica es equiparable al de Las Mercedes. Este sitio fue excavado por el arqueólogo costarricense Carlos Aguilar y descrito tanto por él en 1972 como por Oscar Fonseca 1982. Sin embargo, Guayabo fue declarado Monumento Nacional en 1973 y fue objeto de resguardo. El sitio Las Mercedes, por contraste, recibió protección hasta 1990, a raíz de la adquisición de la finca para la universidad EARTH.

Los arqueólogos del  Museo Nacional de Costa Rica (MNCR) Maritza Gutiérrez y Luis Hurtado de Mendoza, realizaron un primer reconocimiento del sitio Las Mercedes en 1983, cuando la finca era plantación bananera. Posteriormente, el MNCR llevó a cabo trabajos de rescate arqueológico en espacios designados para obras de infraestructura del campus de la universidad EARTH.

El interés por el casco arquitectónico del sitio se reactivó en el 2004, dentro de un estudio financiado por el Premio Aportes de la compañía Florida, Ice & Farm. En ese año, el arqueólogo Ricardo Vázquez inició el cartografiado de estructuras arquitectónicas. Se identificaron dos calzadas pavimentadas con piedra de río que fueron las vías formales de acceso. Las calzadas confluyen en el conjunto principal de estructuras que había sido excavado y dibujado por Carl V. Hartman en 1896.

En 2005 y 2009, el MNCR organizó temporadas exploratorias de campo bajo la dirección de Vázquez, las cuales fueron posibles gracias a escuelas para entrenamiento de estudiantes. La primera temporada se realizó en cooperación con la Universidad de Montreal y la segunda con la Universidad Estatal de Nueva York en Albany (UAlbany).

Los trabajos se orientaron al registro de información en aspectos como: tamaño y conformación del casco arquitectónico, patrones constructivos de las estructuras, mapeo de las calzadas, historia de ocupación del sitio y datación de las construcciones monumentales, entre otros. Para inicios del 2012 se tiene programada otra escuela de campo con la Universidad de Albany, cuyas acciones se enfocarán en la documentación de un sector poco conocido del conjunto principal del sitio y la excavación de una estructura anterior a la fase de las edificaciones mayores.

El proyecto iniciado en el año 2005 constituye un estudio de diagnóstico. Con la temporada a realizarse en el 2012 se finalizaría la labor exploratoria y con la  información disponible pueden iniciarse  labores de restauración y puesta en valor del casco arquitectónico. Esto no quiere decir que la investigación se haya cumplido a totalidad.

En sitios complejos como Las Mercedes la restauración implica trabajos controlados de exposición y registro, así como recuperación de evidencia cultural y datos arqueológicos. Como lo demuestran los estudios exploratorios, el sitio conserva depósitos de gran valor antropológico y patrimonial. La manera más recomendable de ejecutar intervenciones más extensas es en el marco de un proyecto de restauración y puesta en valor. En ese proceso, el sitio puede ser eventualmente abierto al público y su patrimonio difundido de manera responsable.