Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

A fondo

Las carretas decoradas de Sarchí
Una herencia familiar que trascendió a la humanidad

Wendy Segura
Prensa, Dpto. de Proyección Museológica
Museo Nacional de Costa Rica

Don Carlos Chaverri aún pinta las carretas, lo que aprendió desde niño.Quien iba a decir, que aquella pintura que su abuelo, Isidro Chaverri, le puso a su carreta para protegerla se iba a convertir en un patrimonio para la humanidad. Don Carlos Chaverri, un sarchiseño de cepa, es el heredero de esa tradición que por más de 100 años ha llevado el colorido y la música de las carretas costarricenses, se siente orgulloso de ese legado y no muy convencido confiesa, que si no hubiese sido decorador de carretas, tal vez hubiese sido carpintero.

Hoy don Carlos es la cabeza de una familia que se convirtió en empresaria a través de artesanías, un museo y un restaurante. La “Fábrica de carretas Joaquín Chaverri” la heredó su padre de su abuelo, y su padre la pasó a don Carlos, tal vez por ser el mayor o el que más amaba pintar carretas.

Fue su padre quien perfeccionó el arte de la decoración de carretas, ya para 1935 el negocio estaba florecido y la gente pedía que le hicieran las carretas más lindas “no les importaba pagar más mientras fuera la carreta más colorida y linda” recuerda don Carlos, quien a sus escasos 7 años tuvo que dedicarse a pintar carretas, confiesa además que no le costó aprender el negocio familiar “porque lo que a uno le gusta no le cuesta”.

Su fábrica cuenta con empleados que apredieron el arte de la pintura de carretas.Para aquel entonces eran 10 los pintores que tenía la fábrica y según don Carlos hasta tenían que trabajar de noche para poder sacar la producción, “las carretas tenían mucha demanda, iban carretas a todas partes del país” a cumplir con su labor de jalar la caña, café y madera.

Los “colochos”, triángulos y estrellas de las ruedas, cajones y timones circulaban por las calles en su trabajo diario, pero poco a poco fueron desplazadas por los ruidosos autos. Sin embargo ya su belleza, música y colorido habían calado en propios y extraños. Para 1970 el turismo llegaba a admirar las carretas, pero no las llevaban por su gran tamaño, es cuando don Carlos y su familia convierten el tradicional transporte, en pequeños recuerdos con diseños de carretas.

La habilidad, originalidad y experiencia de este pintor de 81 años le ha valido viajar con su arte por Norteamérica y Europa. Con orgullo cuenta que lo han invitado a muchas ferias en las que hace demostraciones de su pintura y vende sus artesanías únicas en el mundo.

Don Carlos todavía pinta, aunque ya no con la regularidad de antes “algunas veces me pongo a pintar en la casa, sobre todo a restaurar algunas carretas que me llegan y al verlas tan lindas no puedo parar” confiesa.

Esta carreta la pintó don Carlos en 1945.Con orgullo exhibe en su tienda-museo en Sarchí Norte, una carreta pintada completamente por él en 1945, así como una colección de ruedas de carreta pintadas por su abuelo en 1901, su padre en 1903  y por él en 1940, además de una rueda de 1895 y una posterior de 1958.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢1500. Estudiantes, niños menores de 12 años y ciudadanos de oro, entrada gratuita. Extranjeros $8, estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Fachada Oeste, Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: