Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

A fondo

El poder en lo que se viste


Wendy Segura
Prensa, Dpto. de Proyección Museológica


Uniforme militar de alto rango. Estará exhibido en la nueva sala Investiduras: signos de poder. Fotografía del Dpto. de Protección del Patrimonio“La representación del poder, el estatus y la autoridad es algo que tienen en común muchas sociedades a través del tiempo. También lo es, el hecho de que un medio por el cual manifestamos lo que somos o queremos ser es a través de la forma en que vestimos o decoramos nuestro cuerpo”, es así como Gabriela Villalobos, historiadora y curadora de la nueva exhibición “Investiduras: signos de poder” describe la muestra que el Museo Nacional de Costa Rica pondrá a disposición en la sala de exhibiciones temporales sur, a partir de octubre.

Son cerca de 200 objetos tanto precolombinos como modernos que muestran la ostentación de los diferentes grupos que han ejercido el poderío de los diferentes pueblos en Costa Rica. Según Lidilia Arias, museógrafa de la exhibición, entre los objetos resaltan textiles muy antiguos, que por asuntos de conservación, son poco conocidos por el público, pero que muchas veces los hemos visto en las llamadas “películas de época”. Faldas, chalecos, uniformes militares, sombreros, zapatos y blusas son algunos de estos objetos, que mes a mes se van a estar cambiando en la exhibición.

Los chamanes, representados en piedra, eran quienes llevaban a cuestas el poder religioso. Hoy se les llama sacerdotes, pastores, obispos, etc. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioSegún Gabriela “ésta es una exhibición muy divertida y cambiante, en la que vamos a presentar indumentarias o bienes de decoración corporal provenientes tanto de las sociedades precolombinas, como de la época moderna, con énfasis en el siglo XIX”.

La museógrafa explicó que esta muestra es una forma de revelar los tipos de vidas y culturas en diferentes tiempos. “Es muy diferente, pues combina objetos precolombinos tales como orejeras, narigueras y esculturas en piedra y cerámica, con elegantes trajes de la época liberal (1880-1930) y los compara no para encontrar sus diferencias, sino más bien sus semejanzas en dos épocas tan diferentes”.

Agregó que la museografía está inspirada en las boutiques actuales, con colores neutros y vidrios en las divisiones, mientras que el diseño es sobrio y elegante y fue elaborado por Amaranta Villar, Allan Fonseca, Juan Julio Rojas y Paola Cubero, estudiantes de diseño de la Universidad de Costa Rica. Con esta museografía y diseño se busca resaltar los objetos.

Tres sectores y sus artesanos

“Investiduras: Signos de poder”, se divide básicamente tres sectores que tanto Villalobos, como Juan Vicente Guerrero, co curador de la exhibición identificaron como los más poderosos en cualquier tiempo y sociedad:

1. Poder social y económico: los caciques y las élites

Las señoras de sociedad, utilizaban vestidos y capas como estos, que eran traídos de Europa, con los que se distinguían del resto de la gente. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioVillalobos explicó que en las sociedades precolombinas el cacique era el personaje con mayor poder socio-político, tenía capacidad de organizar a los pobladores para la realización de obras públicas importantes y el control de algunas actividades comerciales. Su indumentaria estaba compuesta por objetos en jade y oro más elaborados que los del resto de la población, así como bastones y en algunos casos penachos de plumas en sus cabezas.

Según la museógrafa, en este apartado de la exhibición, podemos ver como algunas tendencias indígenas se mantienen actualmente, como los tatuajes y piercing, que en la época precolombina eran símbolos de poderío y de estatus, utilizados para marcar una clase social específica, dependiendo de sus diseños y acabados.

Para la época de la colonia, los españoles pasaron a dominar la jerarquía social, política y étnica. Las antiguas sociedades indígenas dieron paso a una nueva clase social, la oligarquía cafetalera y a un nuevo sistema de poder político. Es entonces como estas muestras de poder cambian y esta nueva clase social trae nuevos signos de poder representados en trajes elegantes, muchos traídos de Europa y lujosas joyas.

La exhibición muestra claramente esa coincidencia entre una misma clase social, política y económicamente poderosa, pero en dos momentos históricos totalmente diferentes.

2. El poder militar: los guerreros y milicias

Este guerrero de piedra con cabeza trofeo representa al poder militar en la época precolombina. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioSe dice que un pueblo no puede vivir sin un ejército que lo defienda, la lucha por tierras, esclavos y poder, generaban (y aún hoy en algunos países) una necesidad de hombres valientes y temibles a los que se les llamaba guerreros y hoy se les dice militares.

Según los estudios arqueológicos, los guerreros mostraban su poder llevando hasta el pueblo las cabezas de sus enemigos “cabezas trofeo” que están representadas en objetos de piedra como metates y esculturas de hombres con decoraciones y trajes muy específicos que llevan en sus manos lo que parecen ser cabezas humanas. “Eran sociedades muy belicosas y cortarle la cabeza a un enemigo era el símbolo de un buen guerrero” concluyó Gabriela.

Actualmente las sociedades modernas cuentan con militares, es así como en Costa Rica, hasta 1948, las milicias fueron parte del convivir social. Según Villalobos, éstas “se diferenciaban del resto de la sociedad por medio de los arreos militares, insignias o decoraciones que generalmente son visibles en las hombreras, el cuello, las bocamangas y los kepis. La jerarquía también podía observarse según el tipo de arma que se portara, como es el caso de las espadas, utilizadas principalmente por la oficialidad”.

Según Arias, en esta parte de la exhibición destacan uniformes de altos jerarcas del ejército de Costa Rica, así como el retrato y la colección completa de medallas que le pertenecían al diplomático Manuel María Peralta.

3. El poder religioso: chamanes y sacerdotes

La casulla de un sacerdote, símbolo del poder religioso será exhibida en el Investiduras: signos de poder. Fotografía del Dpto. de Protección del Patrimonio.Es innegable el poder que la religión ha tenido a lo largo de las culturas. En la época precolombina eran los chamanes, los intermediarios entre los seres humanos y los espíritus.

“Eran quienes tenían una relación estrecha con la naturaleza, con los animales del bosque y con las plantas, por eso también se encargaban de las curaciones, los ritos mortuorios y las festividades” explicó Villalobos.

En la exhibición, se muestra la forma en como estos personajes se distinguían del resto del pueblo. Usaban máscaras de animales, bastones o varas mágicas, pinturas corporales y pequeñas vasijas o calabazas con esencias, brebajes o piedras adivinatorias.

Después de la llegada de los españoles, mucho en la cultura cambió y quizá fue la religión, la que más cambios sufrió. Los chamanes, curanderos y adivinos, creyentes en diferentes dioses, fueron sustituidos por una nueva religión: la católica, y el chamán dejó de ser el eje central para que los sacerdotes tomaran este lugar.

Según Gabriela, en la exhibición se mostrará “una variedad de vestimentas y de colores específicos relacionados con la jerarquía y el calendario litúrgico católico, por ejemplo, en el caso de los obispos destaca entre otras investiduras, el uso de la mitra y del báculo, que son llevados además por el papa y otros prelados. Según sea la jerarquía así será el uso del color: blanco para el papa, rojo para los cardenales y morado para los obispos”.

La exhibición la cierra un apartado especial dedicado a los artesanos, que son quienes elaboran toda esa indumentaria necesaria para manifestar el poder, personajes importantes en cada una de las etapas, pues “detrás de cualquier elaborada pieza de jade, de un hermoso cuadro o de un elegante vestido se encuentra un complejo mundo de especialistas: artesanos del oro y del jade, plateros, sastres, costureras, zapateros o pintores” concluyó Gabriela.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: