Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

A fondo

¿En dónde vivieron los comandantes?

Ubicadas en la esquina noreste del antiguo Cuartel Bellavista, dos antiguas casas se yerguen imbatibles al paso del tiempo, tienen 90 años de construidas y aunque están deterioradas, son fieles testigos de las escasas batallas libradas en Costa Rica. A las antiguas “casas de los comandantes”, mucha gente las confunde con la antigua casa de Mauro Fernández, antiguo dueño del terreno donde hoy está el Museo Nacional, sin embargo de ésta solo queda un muro y un arco en el norte del edificio.

Según Gabriela Villalobos, historiadora del Museo, estas casas provienen posiblemente de finales del siglo XIX. Con la construcción del cuartel en 1917, la casa esquinera pasó a ser el lugar de habitación del primer comandante de turno y la que está junto al cuartel fue la casa del segundo comandante del ejército costarricense.

Cuando en 1950 se instaló en el Bellavista el Museo Nacional, esas casas albergaron por varias décadas al Instituto Meteorológico, hasta que mediados de los 70s cuando cambió de sede y se instaló ahí el departamento de Antropología e Historia. Las casas finalmente quedaron deshabitadas a inicios del 2007, cuando este departamento se trasladó al nuevo edificio ubicado en Pavas.

Ahora el Museo Nacional invertirá más de 225 millones de colones en la  restauración y remodelación de las “Casonas de los Comandantes”, trabajos que se llevaran a cabo en lo que resta del 2008.

“Por primera vez desde hace más de 20 años, el Museo dispone de un cuantioso presupuesto para restaurar y mantener el edificio en condiciones óptimas” puntualizó Rocío Fernández, directora del Museo Nacional y agregó “tenemos dinero porque en el Plan Nacional de Desarrollo el Museo figura como un inmueble emblemático, existe voluntad política y el Museo es un hito”

Este es un proyecto iniciado desde hace más de 3 años entre el Museo Nacional y el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura y que pretende llevarse a cabo en 5 etapas entre el 2008 y el 2010.

Según Ronald Quesada, arquitecto de la institución, todo el proyecto, que se espera este entregado a inicios del 2011 tiene  tres objetivos principales: 1. el rescate del edificio patrimonial, 2. dotar al edificio de acceso universal según la ley 7600 y 3.dotar al antiguo Cuartel Bellavista de una mejor y más moderna propuesta de museo, más amplia y con más áreas de exhibición.

I Etapa. Las Casonas de los Comandantes

Esta primera etapa es justamente la que se espera inicie a principios de septiembre, comprende la restauración y reforma electromecánica  y la reestructuración de las casonas de los comandantes, así como la restauración del techo de la Sala de Arqueología.

Según Quesada, la idea de restaurar estas casonas es poner en valor el inmueble, llevarlo lo más cercano a la realidad de los años 30 y 40, cuando eran ocupados por los comandantes y subcomandantes del ejército costarricense, cabe recalcar que de todo el antiguo cuartel, estas casas son las únicas que no han sido intervenidas, por lo que conservan su estructura original.

Agregó que la intervención de las Casonas es oportuna “el estado actual es lamentable, sin embargo el gobierno a través del Ministerio de Cultura y Juventud y el Museo Nacional están  reaccionando en el momento oportuno con el fin de recuperarlas”.

Los cambios que se le harán a la estructura albergarán salas de exhibición inicialmente y una cafetería en un futuro cercano. Según Mariela Bermúdez jefa del departamento de Proyección Museológica, la primera exhibición que se pretende montar ahí se espera que sea en marzo del 2009 y se llamará “Memorias de San José”, consistirá en fotografías antiguas de gran formato y recreaciones para ambientar al público en una casa antigua del San José de los años 30. La curaduría estará a cargo de la historiadora Gabriela Villalobos y la museografía será de Lidilia Arias.


Las fachadas

Aunque no se ha catalogado como una etapa de restauración, anterior a la rehabilitación de las casonas se están tratando las fachadas norte y sur del cuartel. Los repellos se estaban cayendo, por lo que hubo que hacer un resaneamiento profundo, para posteriormente, en un futuro cercano, pintar el edificio, rescatar la fachada principal (oeste) y devolverla a su estado original. El costo de esta obra ronda los 13 millones de colones y ya esta en ejecución.

La Plaza de la Democracia

Desde el 2006 se conformó una comisión integrada por el Ministerio de Cultura y Juventud y la Municipalidad de San José, con el fin de analizar y ejecutar el proyecto para remodelar la Plaza de la Democracia. Después de varios ajustes los trabajos iniciaron en el 2007 con un costo total de unos 122 millones de colones, de los cuales 81 millones corresponden a una transferencia especial del Gobierno y 41 millones mas mano de obra aportados por la Municipalidad de San José.

Según Quesada  se pretende llevar la Plaza al máximo de accesibilidad, esto tomando en cuenta lo quebrado del terreno, además se va a arborizar para convertirlo en un lugar agradable para “estar”, así como poblarlo de iluminación para hacerlo más seguro.

Tanto para ejecutar la remodelación como para después de que concluyan, se firmó un convenio con la Municipalidad de San José, con el fin de que sea el municipio quien se haga cargo de la seguridad y mantenimiento.

Se espera que las obras de remodelación concluyan en noviembre próximo.

Las otras etapas

Se pretende que las obras finalicen en el 2010. Los trabajo se pretende finalicen en el 2010,  y contempla 4 etapas más que se trabajaran de forma simultánea, es decir, en cuanto una etapa esté en proceso, la siguiente ya se estará trabajando a nivel administrativo y de diseño. Por esto es que ya poco a poco se está trabajando en la segunda etapa, que comprende el sector suroeste del Museo, la proyección es que ésta inicie en febrero de 2009.

El principal objetivo es habilitar el acceso principal por la Plaza de la Democracia para que cumpla con los requerimientos de la ley 7600. Además se pretende rescatar el torreón ubicado en ese sector y que sube desde el mariposario y recuperar, así como reestructurar el muro de contención que  sostiene el jardín principal.

“En este momento se están haciendo los diseños y pidiendo los permisos respetivos para llevar a cabo esta obra” puntualizó Quesada.

La tercera etapa comprende la restauración y apertura del área total de calabozos con el fin de convertirlo en salas de exhibición y proyección.

Esa es una gran área subterránea, con dos niveles. El primer nivel es el área de las celdas, antiguos baños y la cocina, más abajo hay un salón grande que pudo haber sido un comedor. En este sector se hará una intervención electromecánica, estructural y arquitectónica.

Esta etapa espera dar inicio a mediados del 2009. Tanto para la segunda como para la tercera etapa se tiene presupuestado un monto de 650 millones de colones, sin embargo esto depende del presupuesto que la Asamblea Legislativa le asigne a éste proyecto.

Para la cuarta y quinta etapa se realizará la restauración electromecánica y arquitectónica de la Sala de Arqueología, Torreón de Oro, Sala de Conferencias y Casa Colonial en la cuarta etapa y Sala de Historia Patria, Biblioteca y el área administrativa en la quinta. Éstas etapas se espera estén listas a inicios del 2011, y aunque el dinero a invertir aún no esta cuantificado, el proyecto se enmarca en el Plan Nacional de Desarrollo para la actual administración.

El edificio de Pavas crece

Paralelamente al proyecto de restauración al museo y con el fin de abrir más espacios de exhibición, se ampliarán unos 4500 metros cuadrados de  infraestructura en el terreno de la sede Pavas.

El nuevo edificio, que aún es un anteproyecto, albergará el departamento de Historia Natural, parte del área de administración y algunas de las necesidades educativas y de proyección de la institución.

En este momento se está realizando un estudio de suelos para hacer el movimiento. Para el 2009 se realizaran los trámites administrativos para iniciar la construcción en el 2010.