Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

A fondo

Cristina Fournier Beeche

“He cantado a la vida con mi pincel”


María Enriqueta Guardia
Curadora

Doña Cristina Fournier muestra su obra: Sinfonía en rojoDesde el pasado 17 de septiembre y hasta el 18 de octubre la artista costarricense Cristina Fournier expone en el Museo Nacional 21 de sus obras, entre óleos y acuarelas, en una exhibición titulada “De costa a costa: una visión estética de nuestra riqueza natural”. La curadora de la exhibición María Enriqueta Guardia, habló con ella y este es un extracto de su entrevista, en el que describe con detalle su historia y faceta artística.

Nacida en Costa Rica, Cristina Fournier Beeche se graduó en la Escuela de Bellas Artes en 1960, después de haber cursado un año en la Academia de San Andrea en Italia. Al casarse, fue a vivir a Nueva York donde trabajó como ilustradora, diseñadora de tarjetas y en la industria textil. Al volver en 1968, se dedicó a la enseñanza del arte.

Cristina recuerda que “esos años de mi vida en que la intensidad de mi trabajo como maestra y convivencia con muchachos jóvenes ávidos de aprender, exigieron de mí un gran esfuerzo, también me formaron. Muchas noches las pasé en blanco, ilustrando libros para la editorial Lehmann, preparando lecciones, corrigiendo exámenes”.

Del jardín. AcuarelaSin embargo, algunos años después, Cristina se retira para dedicarse exclusivamente a la pintura.

Aunque ha sido conocida en el medio artístico nacional básicamente como acuarelista, Fournier también maneja con maestría la técnica del óleo, proyectando diversos temas pero privilegiando el paisaje, principal eje temático de su obra.

Artista y amante de la naturaleza y de la flora y fauna nacionales, es una versada observadora de las plantas y animales que nos rodean. Los pinta con los ojos del pintor en todo su esplendor estético, pero también con la visión científica, detallando la forma, el colorido y el contexto donde viven, ya sea la selva, la playa o su jardín. El valor documental es importante y posiblemente con la desaparición sistemática de bosques y áreas naturales, algunas de estas especies sólo se recordarán  a través de pinceles como los suyos, los de Emil Span o en fotografías.

Cristina se asombra siempre con la variedad biológica costarricense, no es casual escucharla decir “¡Qué variedad biológica, qué multitud de formas, qué privilegio escuchar el canto  silencioso de la selva!”

Su temática, además de la fauna, flora y el paisaje, abarca temas  de nuestras tradiciones como es el caso de las peleas de gallos. Para ella “la valentía y el espíritu agresivo que tiene el gallo, es una actitud que en cierta manera representa la dureza y la dificultad de la vida.  Yo respeto su espíritu tenaz y el vigor para aguantar los golpes”.

Orquídeas del Atlántico. ÓleoA su vez, es de los pocos pintores que incursiona en el retrato de acuarela, sin embargo lo deja como especialidad, pues según ella misma lo explica, el retratista de la familia era su padre Fabio Fournier y “por respeto a él y a su obra, yo dejé de pintar retratos”

En sus trabajos se manifiesta una gran dibujante. No utiliza lápiz para trazar sino pinta directo el lienzo con el pincel y muy poco retoque, al estilo de los impresionistas. “Para mí cada tela en blanco es una nueva aventura: un nuevo reto, algo que estudiar, trabajar y plasmar. Un día ví en el jardín una nueva mariposa: era negra por arriba pero debajo tenía en sus alas superiores dos manchas de un azul ultramar iridiscente; en sus alas inferiores dos ruedas concéntricas parecían dos pequeños ojos que me miraban. Pensé en cómo introducirla en un cuadro. Luego busqué en el jardín alguna planta cuyas flores tuviesen algún color que pudiese combinar, explica Cristina.

A su vez es casi expresionista en la temática de gallos, sobretodo en el movimiento que logra con grandes y acertadas pinceladas, pero también es más realista cuando pinta orquídeas, flores o paisajes con gran detalle.

Esta artista organiza sus cuadros mentalmente, utilizando por lo general una composición de triángulos activos. El uso magistral de la perspectiva y la profundidad, el gran dominio de la forma, la mancha y el color, son sus mejores armas de batalla, junto con la fuerza expresiva que logra trasmitir en su obra.

Ha mostrado más de ochenta exposiciones individuales en distintos países del mundo. Casi toda su obra se encuentra en museos y colecciones privadas. Cristina lo atribuye a que “los Fournier somos andariegos. Lo bonito era cabalgar sin rumbo fijo, a lo que encontrásemos y volver con los ojos llenos de paisajes”.

Patacaliente y perseverante, Cristina Fournier, además de haberlo recorrido, conoce y ha pintado nuestro país de costa a costa.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: