Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

 A Fondo

“Costa Rica: Tierra de maravillas”


Wendy Segura
Prensa y Relaciones Públicas, dpto. de Proyección Museológica

Esta es la exhibición que se  montó en el Museo Pointe-á-Calliere en Canadá. Fotografías cortesía de Pointe-á-Calliere. Photo Caroline Bergeran225 objetos entre jade, piedra, cerámica y oro fueron el deleite las personas que visitaron el Museo Pointe-á-Calliere en Montreal, Canadá.  Ahora, a partir del 10 de diciembre, es el turno de los costarricenses y extranjeros que visiten el Museo Nacional.

Se trata de la exhibición “Costa Rica: Tierra de Maravillas”, la cual estará en la sala de exhibiciones temporales en el Museo Nacional, sala que fue recientemente renovada gracias al aporte económico tanto del Museo como de la  Fundación Museo Nacional-Anastasio Alfaro.

Según Marlin Calvo, curadora de colecciones y una de las comisarias  de esta colección en Canadá, durante cinco meses que la muestra estuvo en el Museo Pointe-á-Calliere, la visitaron cerca de 80 000 personas;  se espera que ahora que está en Costa Rica, el número de visitantes sea mayor.

Metates y jades son parte de la colección. Fotografías cortesía de Pointe-á-Calliere. Photo Caroline BergeranPero… ¿qué hace tan especial esta muestra arqueológica? según Ricardo Vázquez, uno de los curadores científicos, los objetos seleccionados son de un alto valor histórico, y se  contemplan piezas que no han sido exhibidas antes en Costa Rica.

Se trata de 90 cerámicas, 32 de piedra, 45 jades y 58 de oro elaboradas por los indígenas costarricenses con una maestría y técnica, que sorprendió al arqueólogo canadiense Claude Chapdelaine, quien fue el otro curador científico de la exhibición.

Un recorrido por la historia
Vázquez explicó que además de las piezas, el guión de la exhibición lleva un recorrido didáctico por el surgimiento, apogeo y declive de las sociedades prehispánicas desde el año 500 a. C. hasta aproximadamente 1519, poco después de la llegada de los españoles.

El guión hace énfasis en tres aspectos de la cultura prehispánica: la diversidad biológica, la cotidianidad y productividad y los objetos ceremoniales, diferenciadores de las clases sociales.

Hombre Galo en cerámica y discos de oro. Fotografías cortesía de Pointe-á-Calliere. Photo Caroline BergeranEste recorrido, facilitará al visitante comprender la variedad de expresiones culturales que se dieron en las regiones arqueológicas, entre ellas: Guanacaste / Nicoya, Región Central con sus tres subregiones (Pacífico Central, Valle Central y la Vertiente Atlántica) y el Diquís.

Además, Vázquez  explicó que la exposición se divide en 5 ejes temáticos cuyos títulos reflejan el crecimiento de las sociedades humanas y el de las plantas alimenticias en que se basó su desarrollo, acompañado de los 225 objetos  que presentan gran variedad de tamaños, textura y decoraciones, además de la riqueza de detalles y su expresividad.

Esta exhibición es una buena oportunidad para admirar las riquezas precolombinas, asociadas a un guión temático que de forma resumida, muestra el desarrollo de nuestra cultura y la necesidad de protegerla y preservarla.

En el Museo Pointe-á-Calliere, la exhibición, que estuvo hasta el 19 de abril, abarcó toda una sala y en esa oportunidad la museografía estuvo a cargo del especialista Michel Lambert. En el Museo Nacional de Costa Rica, esta exhibición ocupará dos salas y la museografía fue adaptada por el diseñador Juan Carlos Calleja, mientras que las curadoras de colecciones fueron las arqueólogas Marlin Calvo y Leidy Bonilla, del departamento de Protección del Patrimonio.

La exhibición estará abierta hasta diciembre del 2010.