Museo indígena de Rey Curré abrió sus puertas a la historia

El diablito Emerson Lázaro se presta a cortar la cinta que daba por inaugurado el Museo Indígena. Fotografía U. Rojas

Al sonido de caracoles, tambores y la saloma de muchos pícaros diablitos, se inauguró el pasado viernes 24 de abril de manera oficial, el Museo Indígena de Rey Curré. Desde tempranas horas del día, los vecinos de esta comunidad disfrutaron de mucho arte y talento local, donde desfilaron las presentaciones artísticas, coreográficas, culturales, de pintura y juegos tradicionales.

En esta ocasión, en el marco de la celebración del IV Festival Estudiantil Indígena de las Artes, los organizadores decidieron rendir tributo al maíz como “el alimento de la vida y unificador de culturas”.

Es por eso que todos los puestos de exhibiciones culturales estuvieron asociados a esta semilla, base fundamental en la parte gastronómica de los pueblos indígenas desde sus primeros modos de vida.

Las presentaciones coreográficas fueron parte de esta actividadMás de diez escuelas que integran este territorio indígena se unieron al Liceo de Rey Curré para enaltecer el objetivo de este IV Festival Estudiantil que busca fortalecer los valores culturales y artísticos de sus educandos.

Sus comidas y bebidas a base de maíz fueron el atractivo que visitantes y vecinos disfrutaron a más no poder en el transcurso de esta actividad: atoles, tamales, bizcochos, chilates, chicha de todas las formas, tortillas, bollos, albóndigas, etc.

A eso de la 1:20 pm, la comunidad estudiantil  y demás personas allegadas a esta actividad se concentraron frente a los jardines del Liceo local indígena para disfrutar de la presentación de los diablitos a cargo de los niños y niñas del Liceo y la escuela de Rey Curré.

PLas presentaciones coreográficas fueron parte de esta actividad. Fotografía U. Rojasosteriormente, se dio la inauguración oficial del Museo Indígena: Un diablito con tijera en mano fue quien cortó la cinta hecha de algodón por una artesana local y dio paso a que todos pasaran a disfrutar de las exposiciones del Museo de Rey Curré.

Múltiples murales muy bien decorados servían de base a la información accesible, referente a temas como la historia del pueblo, sus primeros habitantes, saberes de la gastronomía indígena local, artesanías, viajes en bote por el río Térraba, fotografías antiguas de personajes muy importantes entre otros.

Los visitantes, recorrieron los pasillos del Museo y conocieron notas inéditas, fotos nunca antes divulgadas, creatividades asombrosas de brindar la información en los murales, diseños autóctonos, sitios arqueológicos de la comunidad, etc.

Al final del día, Rey Curré integró un nuevo elemento identificador de su identidad cultural: El Museo Indígena de la comunidad.