Espigas en la tierra del Diquís

Esculturas de espiga de la zona del Diquís. W. Segura

Una de los elementos distintivos de los antiguos pobladores del Delta del Diquís fue su capacidad para esculpir la piedra. Con este material crearon esferas monumentales y estatuas con figuras de animales y de personajes cuyo estilo sólo se encuentra en esta región ubicada en el pacifico sur de Costa Rica. El mayor auge de estas esculturas se dio entre 800 y 1500 después de Cristo, cuando las sociedades del Delta alcanzaron su máximo desarrollo.

Dentro del conjunto de trabajo en piedra se encuentran las esculturas de espiga, estatuas aplanadas con cortes rectos y detalles en relieve que presentan una prolongación en su base o espiga, utilizada para colocarlas en posición erguida en lugares públicos de importancia. Algunas de ellas son de gran tamaño, alcanzando hasta los dos metros de altura. Es posible que estas estatuas se ubicaran en áreas abiertas o plazas en conjunto con las esferas de piedra, también se han encontrado asociadas a estructuras arquitectónicas y contextos rituales.

Fueron elaboradas en piedra arenisca y caliza y utilizadas como una forma de demostrar el poder. Con ellas se representaron personajes de la vida social o seres míticos asociados con el mundo espiritual, al encontrarse figuras híbridas con cuerpo humano y cabeza o máscara de lagarto o rasgos felinos, presentan además  decoraciones como cinturones, brazaletes, collares y posibles tatuajes. Algunos de estos personajes muestran también figuras de serpientes que salen de sus fauces, se les muestra también con forma de bastón o lanza. La presencia de estos reptiles podría ser un referente de la autoridad de los líderes políticos y religiosos.

Escultura de espigaEn sitios como Finca 6, Finca 4, Muñequera y Batambal, se han encontrado depósitos de estas esculturas, la mayoría de ellas fragmentadas de manera intencional. En el sitio Batambal las esculturas quebradas fueron depositadas en cavidades en el suelo dentro de estructuras arquitectónicas, en conjunto con pequeñas esferas de piedra. La acción de quebrar objetos de manera ritual es posible que se asocie con la idea de sacarlos de su uso cotidiano y darles un sentido sagrado.

Como parte de las expresiones de poder, estas esculturas muestran elementos relacionados con la guerra y el dominio de las jerarquías. Encontrándose en ellas representaciones de cabezas trofeo, práctica que consistía en despojar de su cabeza a los enemigos, acción que pudo estar relacionada con aspectos de prestigio o despojo de identidad y fuerza espiritual de las víctimas. Es común además encontrar representaciones de personajes ataviados con bastones de mando, hachas y lanzas, así como figuras de personas con ataduras y de personajes que cargan prisioneros.

Los diseños presentes en estas esculturas muestran la forma cómo estas culturas antiguas veían a sus dirigentes, reforzando a nivel simbólico su liderazgo y autoridad.