Los primeros viajeros en pasar por el Istmo Centroamericano

Molares de perezosos

Hace cientos de millones de años el Planeta Tierra estaba formado por un solo supercontinente, que comenzó a fragmentarse por la deriva de las masas continentales, hasta llegar a tener la configuración tal como la conocemos hoy.  Hace millones de años también, algunas especies de animales migraron desde Sur hacia Norteamérica. Y, en el sur de Costa Rica se encuentra la localidad  fosilífera continental con la evidencia más temprana de restos de esa milenaria fauna.

Así se formó el istmo centroamericano

El Planeta Tierra está formado por diferentes capas que de adentro hacia afuera son: el núcleo interno sólido y muy denso; el núcleo externo líquido, el manto dividido en dos unidades: el manto inferior y el manto superior; la zona más superior del manto se encuentra parcialmente fundida, es suave y plástica y se le llama astenósfera, la capa más externa del planeta es rígida y sólida, y se llama litósfera. La litósfera está dividida en una serie de placas que están en continuo movimiento y son las causantes de la separación de los continentes.

Donde las placas se separan unas de otras, se forma una nueva corteza oceánica y donde las placas convergen deslizándose una bajo la otra, la placa que se hunde llega a fundirse en el manto superior, mientras que la otra placa se levanta formando un arco de islas volcánicas, que posteriormente pueden formar una franja de tierra continua - como es el caso del sur del istmo centroamericano, lo que hoy es Costa Rica y Panamá - además en esa zona se generan terremotos, vulcanismo y yacimientos minerales.

Con la formación del istmo centroamericano se creó un puente terrestre entre Norte y Sur América que permitió la dispersión, migración e intercambio de animales y plantas, lo que ocurrió en ambos sentidos, de norte a sur y viceversa, proceso que se continúa hasta la actualidad. Este episodio biológico se conoce como Gran Intercambio Biótico Americano o GABI por sus siglas en inglés, se ha establecido que el istmo constituyó un territorio emergido continuo entre los 3.5 a 3.1 millones de años.

Xenarthras, los viajeros más antiguos

En la Sección de Geología, del Departamento de Historia Natural del Museo Nacional, trabajamos desde hace unos 10 años con un yacimiento de fósiles que se localiza en el sur de Costa Rica, cuya fauna muestra una mezcla de mamíferos de origen Norteamericano y Suramericano.  

placafosilesJunto con restos de mastodontes, tayassuidos, camellos, caballos y reptiles, se recuperaron restos de Xenarthras o mamíferos con articulaciones extrañas, constituidos por armadillos y perezosos terrestres de pequeña y gran talla, todos actualmente extintos.

Cabe mencionar que el Orden Xenarthra está constituido en la actualidad, por los armadillos, los osos hormigueros y los perezosos.  Son mamíferos endémicos del continente suramericano y evolucionaron de manera aislada durante poco más de 40 millones de años, hasta el cierre del istmo centroamericano.

El conjunto de fósiles de xenarthras encontrados al sur de Costa Rica representan el grupo más temprano de inmigrantes sudamericanos hallado en América Central y esta localidad es hasta el momento, la localidad fosilífera continental con la evidencia más temprana Pre-Gran Intercambio Biótico Americano vía el istmo centroamericano.

Entre los ejemplares recuperados, se tiene una nueva especie para la ciencia de armadillo, al que le hemos puesto por nombre Scirrotherium antelucanus del latín antelucanus o ante lucem que significa madrugador, anterior a la luz o al alba, en referencia al hecho de que es uno de los Xenarthra más antiguos hallado en América Central y es uno de los primeros mamíferos emigrantes de América del Sur en alcanzar el Arco de Islas Costa Rica-Panamá.  

Además, este hallazgo arroja luz sobre la época previa al desarrollo del Gran Intercambio Biótico entre las Américas.  Incrementa la antigüedad del arribo de este orden y familia al Hemisferio Norte, en al menos 3.0 millones de años antes del inicio del GABI.

Istmo centroamericano, territorio de paso

Los hallazgos en el sur de Costa Rica, confirman a esta región como la ruta de dispersión de los Xenarthras hacia Norte América, ya que anteriormente se aceptaba que la migración seguía una ruta de dispersión a través de las Antillas Menores y Mayores.  Pero con nuestra investigación, se demuestra que la ruta de dispersión fue vía América Central, lo que probablemente ocurrió en el Mioceno Medio temprano hasta el Mioceno Tardío, hace unos 14.8 a 7.1 millones de años.

La llegada de estos mamíferos suramericanos al Istmo se debió al acortamiento de los pasos oceánicos entre las islas y por el clima prevaleciente en esa época, que favoreció el predominio de bosques húmedos y cálidos, lo que permitió a los xenarthras considerados fuertes nadadores y saltadores de islas, migrar al norte.

El componente climático fue crucial para que se diera dicho patrón de intercambio, las asociaciones paleoflorísticas del sur de América Central sugieren ambientes tropicales cálidos y húmedos, bosques lluviosos de zonas bajas sin evidencia de vegetación de altura, árida o seca, condiciones más afines a las existentes en el noroeste de América del Sur, de allí que facilitara a los saltadores de islas suramericanos arribar al archipiélago de América Central meridional y establecerse.

Referencias:
Laurito, C. & Valerio, A.L., 2012: Paleobiogeografía del arribo de mamíferos suramericanos al sur de América Central de previo al Gran Intercambio Biótico Americano. Un vistazo al GABI en América Central. - Rev. Geológica de América Central, 46: 123-144.

Laurito, C. & Valerio, A.L., 2012: Primer registro fósil de Pliometanastes sp. (Mammalia, Xenarthra, Megalonychidae) para el Mioceno Superior de Costa Rica, América Central. Una nueva pista en la comprensión del Pre-GABI. - Rev. Geológica de América Central, 47: 95-108.

Laurito, C. & Valerio, A.L., 2013: Scirrotherium antelucanus una nueva especie de Pampatheriidae (Xenarthra, Cingulata) del Mioceno Superior de Costa Rica. Evidencia del arribo temprano de mamíferos suramericanos, de previo al Gran Intercambio Biótico entre las Américas, a América Central Meridional. - Rev. Geológica de América Central, 49: 45-62.

Foto:
* Placas del caparazón de Scirrotherium antelucanus.

Caparazón