Museos del Banco Central: Exhibición temporal: "Yo soy los otros"

Obra "Descanso" de Sofía Ruíz. Fotografía suministrada por los Museos del Banco Central

La más amplia selección de obras de la artista Sofía Ruiz captura las miradas de los visitantes de la Sala de Exhibiciones Temporales de los Museos del Banco Central. Esta nueva exhibición titulada Yo soy los otros: Una fisonomía propia reúne por primera vez más de 30 obras de la artista, dentro de las cuales se incluyen desde sus primeras obras hasta las de su más reciente serie.

Sofía Ruiz (1982) es una exponente de las artes visuales costarricenses, cuya carrera artística es corta, pero profusa. Ganadora de premiaciones nacionales e internacionales, esta artista ha abordado la construcción de la identidad individual desde un punto de vista introspectivo y autobiográfico.

Su trabajo se ha nutrido de un trabajo de taller constante y de una experiencia personal de revisión y reflexión acerca de la propia identidad, de donde extrae diferentes aproximaciones relacionadas con la familia, los otros, la memoria, lo ficticio y lo real.

“Con la intención de retomar la inclusión del talento joven de las artes visuales del país en nuestra Sala de Exhibiciones Temporales es que abrimos este espacio a propuestas artísticas como la de Sofía Ruiz, una joven que destaca por su proceso de exploración sistemático y sumamente versátil, así como por la contundencia y solidez técnica del trabajo artístico que realiza”, explicó María José Monge, Curadora de Artes Visuales de los Museos.  

Más allá de lo retratado

La exhibición se divide en cinco partes que agrupan piezas de las seis series de la artista. Entre paneles blancos y detalles asociados a la paleta de colores de la producción artística de Sofía Ruiz  se destacan los inquietantes retratos de personas reales o personajes creados por la artista.

“La  propuesta artística de Sofía Ruiz no da respuestas, sino que la magia está en las preguntas que le sugiere a cada persona que observe su obra. Por tanto, se proponen varias entradas de lectura: la línea autobiográfica de la obra, el enfoque técnico y el estilístico. Es tan esencial el diálogo entre la pintura y lo fotográfico como la dualidad y la relativización de la realidad en su obra”, agrega Monge.