María Eugenia Bozzoli y la etnografía indígena costarricense

La Dra. María Eugenia Bozzoli recibe las felicitaciones de parte de D. John Cravens, académico de número de la Academia Morista Costarricense. Foto M. Masis

Con una vida dedicada al estudio, la enseñanza y la investigación, la doctora María Eugenia Bozzoli Vargas recibió un merecido homenaje por parte de la Academia Morista costarricense, quien la nombró como académica de número de esta organización, el pasado jueves 31 de agosto.

Para tomar posesión de silla como miembro de esta academia, la Sra. Bozzoli presentó el discurso “Prolegómenos de la etnografía indígena, según informes de extranjeros, 1850-1860”. En su acuciosa disertación, se refirió a las anécdotas y observaciones que reseñaban los extranjeros que pasaban por nuestro territorio a mediados del siglo XIX, dando información sobre la demografía, el lenguaje, vestimenta, vivienda, implementos de trabajo, costumbres, medios de traslado, cacería y pesca, entre otros.

Todo esto presentado con mucho rigor, pero con la perspicacia y sagacidad del investigador que sabe ganarse al público con observaciones frescas y didácticas. Con su discurso docto pero ameno, doña María Eugenia mantuvo, atenta a toda la concurrencia. Al finalizar su disertación; la Profesora Maureen Sánchez Pereira realizó una remembranza de la vida y obra de doña María Eugenia y resumió en breves palabras los principales aportes de la Dra. Bozzoli.

Sobre la homenajeada

medallacercaElegante, pero humilde. Distinguida, pero a la vez sencilla. Así es doña María Eugenia Bozzoli. Profesora Emérita de la Universidad de Costa Rica, desde 1992. Recibió en 2001 el Premio Nacional de Cultura Magón, que es 

el reconocimiento más importante que otorga el Gobierno de Costa Rica a un ciudadano (a) en reconocimiento a la labor de una vida en el campo de la cultura. También se le considera el más alto honor que se le puede otorgar a un intelectual costarricense.
Bozzoli es una de las fundadoras de la antropología en Costa Rica. De hecho, es la primera mujer antropóloga del país.

Nacida en San Marcos de Tarrazú y con 82 años de edad, doña “Maruja” se ha centrado en la historia y la cultura de la población indígena Amerindia de Costa Rica, particularmente en relación a la marginación y los asuntos sociales. Ha trabajado con instituciones gubernamentales en varias ocasiones y tiene una reputación de defensa de los derechos de minorías étnicas. Con una Maestría de la Universidad de Kansas y un Doctorado en Antropología de la Universidad de Georgia, E.E. U.U., Bozzoli fue también Directora de la Escuela de Antropología y Directora del Consejo Superior Universitario de la Universidad de Costa Rica.