¡A comer insectos!

Los insectos son una excelente fuente de proteínas, deben ser cultivados para consumo humano. Foto E. González

Los insectos han servido como fuente de alimento desde que existen, muchos animales han encontrado en ellos una vasta fuente de comida, desde insectos que se alimentan de otros insectos, hasta peces, sapos, tortugas, roedores y aves que se alimentan de insectos y porque no mencionar algunas plantas “carnívoras” que también los utilizan.

Para el ser humano también han significado una excelente, variada y abundante fuente de recursos, por ejemplo, utilizamos la miel que producen las abejas, quienes además ayudan a polinizar los cultivos de los que obtenemos frutas y otros beneficios, otros insectos segregan colorantes que luego utilizamos en los alimentos y cosméticos, como es el caso de una chicharrita que produce el rojo carmín. Así muchos pequeños animalitos nos aportan productos que utilizamos a diario.

comidaPero, además hay otro uso poco convencional en nuestro país y es que los insectos son una rica fuente de proteína. Sí, como les cuento, los insectos se pueden comer, tal vez para nosotros los costarricenses suene extraño comer insectos, pero para dos mil millones de personas alrededor del mundo es algo que consumen cotidianamente y estamos contando de unas 2000 especies de insectos documentadas por la literatura científica que son aptos para consumo humano.
Se pueden comer larvas (gusanos) de escarabajos, así como algunos escarabajos en etapa adulta, larvas de mariposas, huevos de hormigas y las mismas, pero en etapa adulta, larvas y pupas de avispas y abejas, chinches, algunas especies de cucarachas, chapulines, grillos y la lista es grande. Se consumen hace miles de años por civilizaciones antiguas.

Actualmente México es el lugar donde más especies de insectos se consumen, con alrededor de 550 especies que tienen sabores deliciosos y fuertes, pero siempre con un alto valor nutricional. Poseen un elevado porcentaje de proteínas, así como ácidos grasos benéficos, vitaminas, minerales y fibra cruda. 100 gramos de grillo deshidratado y molido pueden contener hasta 60 gramos de proteína, 15 gramos de grasas y 15 gramos de fibra, lo cual los hace excelente alimento para personas en desnutrición y también para aquellos que quieran mejorar la dieta pues tienen pocas calorías.

Como en Costa Rica no tenemos la costumbre de comer insectos varias instituciones han venido promoviendo el consumo de ellos desde hace más de diez años. Recientemente el Museo Nacional, en el marco de la exhibición “Insectos en el Museo”, puso en el tapete el tema del consumo y el cultivo de insectos comestibles, anteriormente, el Museo de Insectos de la Universidad de Costa Rica ha venido trabajando en la información y educación del consumo de insectos comestibles en el país. La respuesta ha sido muy satisfactoria muchas personas ya saben de su uso y de la forma en cómo se pueden hacer granjas caseras para el abastecimiento del hogar.

larvas2Al no tener la costumbre del consumo de insectos, hemos tenido que trabajar con especies que se puedan cultivar es decir que se puedan tener dentro de recipientes (granjas), completando así todo su ciclo. Se debe empezar con una población inicial de una granja ya existente, luego se deben de alimentar y cuidar hasta que se reproduzcan y el ciclo pueda continuar, en casa podemos tener algunas especies de grillo, escarabajos y cucarachones tropicales todos estos aptos para consumo humano.

El procedimiento de preparación es sencillo, luego de que han alcanzado su etapa adulta o de cosecha, se hierven en agua, luego se colocan en un sartén con aceite y se saltean con un poco de pimienta y sal hasta que queden bien tostaditos, se pueden acompañar con guacamole y tortillas. Otras preparaciones pueden ser deshidratados y bañados en chocolate, deshidratados y molidos en un polvo que se pueda agregar a alimentos tales como tortillas, ensaladas, frijoles molidos y batidos, sin cambiar el sabor de estos platillos, pero aportando un gran valor nutricional.

granjaPor último, otra de sus ventajas es el tema ambiental pues comparados con la producción de animales grandes como ganado y cerdos, las granjas de insectos consumen menos agua, ocupan menos espacio, tienen pocos desechos y a la hora de transformar su alimento en peso son más eficientes, ya que una vaca necesita de 10 kilogramos para aumentar de peso un kilo, mientras que un grupo de insectos requieren de 3 kilogramos para aumentar un kilo, la diferencia es bastante grande. Otro tema importante es el ingreso económico que pueda representar a las familias pues un excedente en la producción de proteína se podría vender para consumo humano o animal.

Por el momento el Museo de Insectos de la Universidad de Costa Rica coordina con diferentes instituciones educativas para llevar el tema de insectos comestibles a diferentes comunidades y poblaciones para así, educar e informar con respecto al uso alternativo de la proteína de los insectos y las maneras en como reproducirlos en condiciones higiénicas, controladas y de buenas prácticas en el laboratorio.

Están invitados a que visiten el Museo de Insectos en el sótano de la Escuela de Artes Musicales en la Sede Rodrigo Facio en San Pedro de Montes de Oca, teléfono 2511-5318.

Fotografías de la granja tomadas de la página de facebook "Costa Rica come insectos".