Departamento de Antropología e historia: 130 años protegiendo el patrimonio arqueológico costarricense

Excavación en CENADA- finales de los años 70. Foto colección MNCR

La preocupación por proteger y conservar el patrimonio arqueológico nacional, es una constante de científicos que  propiciaron la creación del Museo Nacional de Costa Rica (MNCR) y los colaboradores que trabajan en el hasta el día de hoy. Y es que, ahora sabemos, que el interés por crear el museo, estuvo presente desde 1850 en la mente y en las acciones de quienes lograron crear y formaron parte de la primera Junta Directiva.

A lo largo de estos 130 años el Departamento de Antropología e Historia, ha procurado evitar la destrucción del patrimonio arqueológico por huaquerismo, agricultura en pequeña y gran escala y la construcción de infraestructura. La dedicación y perseverancia de los funcionarios ha permitido afrontar el reto.

excavacionDesde el decreto de creación del museo (No. 60 de 1887) se establece su misión de conservar las reliquias históricas y arqueológicas. Sin embargo, en los primeros años la estructura organizativa fue básica y es hasta 1917 que se crea el Departamento de Antropología e Historia (DAH).  

La gestión que ha realizado el DAH a nivel institucional no solo incluye la investigación, sino también la educación, la promoción de legislación, y la gestión integral del patrimonio.

A nivel de investigación, sus resultados han contribuido a darle profundidad temporal a la ocupación de los pueblos indígenas, a entender mejor sus prácticas de vida cotidiana, productos utilizados para su alimentación, prácticas y formas de enterrar a sus difuntos, relaciones de intercambio de corta y larga distancia, etc. Así pasamos de una historia donde solo se conocían los pueblos indígenas del siglo XVI, a contribuir al conocimiento del poblamiento de América, con evidencia de ocupaciones de más de 10 000 años antes del presente, así como la propuesta de regiones y secuencias arqueológicas sustentadas en fechamientos radiométricos, que sirven de anclajes al estudio de las formas de vida de estos antiguos habitantes.

pisolajaToda la información generada ha sido puesta a disposición de la sociedad costarricense por distintos medios, incluyendo el sistema educativo público, publicación de artículos científicos y artículos periodísticos, exhibiciones permanentes y temporales, charlas y conferencias, así como el uso de la web. Gran parte de los resultados de investigación son publicados en la Revista Vínculos, la cual tiene más de 40 años de imprimirse y que incluye artículos de investigadores que trabajan en la región centroamericana, por lo que su impacto y proyección es tanto nacional como internacional.  

La publicación en la red de internet de la Base Orígenes de monumentos arqueológicos, ha puesto al servicio de investigadores, consultores, inversionistas, gobiernos locales y público en general, información actualizada y en tiempo real de todos los sitios registrados a nivel nacional. Esta información puede ser utilizada no solo para fines académicos, sino que también para la prevención del impacto de distintos proyectos de inversión, procurando la conservación y estudio científico de los restos materiales de las sociedades pre y post-hispánicas.  

En lo que respecta al aspecto legal, el MNCR, con el apoyo del DAH, ha logrado la aprobación de decretos que establecen la práctica arqueológica solo para profesionales debidamente acreditados, la prohibición de exportación y venta de colecciones, la protección de los monumentos arqueológicos, y más recientemente, la prevención de la destrucción del patrimonio arqueológico por la ejecución de obra pública y privada.
Otro logro en el cual el DAH participó activamente fue, la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad de una serie de cuatro sitios arqueológicos con esferas de piedra en el sur del  país. Hemos pasado de la desprotección a un mejor control de excavaciones, investigaciones y desarrollo de proyectos.

Desde hace varios años se visualiza una práctica de trabajo, en la cual se debe involucrar a la comunidad local en la conservación de los sitios arqueológicos. Este acercamiento comunidad-patrimonio arqueológico propicia una identificación positiva de este último y promueve su preservación.

La gestión del patrimonio arqueológico aún es difícil y el camino está lleno de obstáculos, aun así y como se ha hecho en estos 130 años, seguiremos trabajando fuerte por la recuperación, investigación y divulgación de la memoria histórica de la nación.