Cus: habitantes particulares en el sitio- museo Finca 6

Mono ardilla visto en el sitio Finca 6, Palmar Sur. Foto C. Morales

De la mano con la gestión del patrimonio de los sitios arqueológicos de valor universal y excepcional del cantón de Osa, el Museo Nacional de Costa Rica tiene un proyecto que ha propiciado la puesta en valor de los recursos naturales de la región del Delta del Diquís. En esta región convergen paisajes naturales y socioculturales con un gran potencial para el desarrollo de actividades sostenibles y sustentables asociadas con el uso social de estos espacios. En este sentido, el sitio arqueológico Finca 6 no es la excepción.

El Museo Nacional trabaja en el manejo y fortalecimiento de zonas de regeneración en el sitio, esto ha permitido el desarrollo de pequeños nichos ecológicos para una gran variedad de especies, principalmente aves y mamíferos. En este contexto, el recinto se ha convertido en un espacio importante para la llegada de una tropa de monos Saimiri,  los cuales se han apropiado de los espacios con cobertura vegetal en el sitio.

El mono ardilla o mono tití es una especie con una distribución geográfica restringida; la subespecie Saimiri oerstedii citrinellus, es endémica de Costa Rica. Estos monos habitan en los alrededores de los bosques del Humedal Térraba-Sierpe y es posible verlos en el Sitio Finca 6, en el Sitio Arqueológico El Silencio y en los alrededores del Sitio Arqueológico Grijalba 2. Los monos ardilla se encuentran en la lista de especies en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) debido a la fragmentación de sus hábitats y al comercio ilegal como mascotas en el mercado negro nacional e internacional.

La arqueología, cultura y los monos ardilla (CUS)

monoardilla1En contextos arqueológicos se han registrado restos óseos de primates, sin embargo, es poco lo que se sabe sobre monos del Nuevo Mundo en este tipo de yacimientos. Varios científicos como Sue Boinski sugieren que la especie Saimiri oerstedii constituye un híbrido de varias especies sudamericanas. Según estos estudios, estas poblaciones fueron introducidas por tierra o por mar a Centroamérica por poblaciones humanas precolombinas, posiblemente como bienes comerciales. Dichas especies quedaron restringidas en las zonas costeras de Costa Rica y Panamá y conforman las actuales poblaciones de primates de esta especie.

No obstante, investigaciones recientes desestiman el origen antropogénico de estos primates. Dichos estudios apuntan a que la divergencia se dio mucho antes de la llegada de los seres humanos a esta región del continente americano relegando el origen antropogénico a una simple alegoría. A pesar de ello, en las sociedades precolombinas se encuentran representaciones culturales, imágenes y conceptos asociados con primates, principalmente representaciones iconográficas en la cultura material y restos óseos en ajuares funerarios. A su vez, estos primates han sido integrados también en el imaginario social, artístico y artesanal de las poblaciones contemporáneas de la región. La cultura Boruca, por ejemplo, integra en su lengua vocablos para designar a las cuatro especies de primates reportadas para Costa Rica. De esta manera, se designa con el vocablo CUS a los individuos pertenecientes a la especie Saimiri oerstedii o monos ardilla.

La dieta del CUS y el hurto de huevos

Los monos ardilla son animales diurnos, viven en grupos de 20 o más individuos, dependiendo de las condiciones del hábitat. Son sociables y gregarios. Esta particularidad en su comportamiento ha alimentado los imaginarios y las representaciones culturales que describen a esta especie y en general, a las diferentes especies de primates en el mundo.

Por su dieta, son clasificados como frugívoros-insectívoros. Se alimentan, principalmente, de frutos, bayas, flores, semillas, savia, brotes, hojas, insectos, e incluso, de pequeños vertebrados y huevos de aves y reptiles. En el Sitio Arqueológico Finca 6 es común observarlos en diferentes sectores de regeneración del sitio. Utilizan estos espacios naturales según la disponibilidad de los recursos a lo largo del año. Tienen un buen sistema de localización de alimentos caracterizado por el seguimiento del recorrido fenológico de las especies importantes en su dieta.

Recientemente observamos una incursión de dos individuos de la tropa en el interior del área de regeneración ubicada al frente de las instalaciones del museo. El objetivo de esta incursión era el hurto de huevos de los nidos de palomas del género Leptotila que, para ese momento, se encontraban anidando en las zonas de regeneración del sitio. El hurto de huevos obedece a un comportamiento natural con el cual estos primates se aseguran una serie de nutrientes importantes con los cuales se enriquece la dieta de estos animales.

REFERENCIAS
Boinski, Sue, 1999. THE SOCIAL ORGANIZATIONS OF SQUIRREL MONKEYS: IMPLICATIONS FOR ECOLOGICAL MODELS OF SOCIAL EVOLUTION. Evolutionary Anthropology: Issues, News, and Reviews. 8(3):101–11.

Cropp, Susan y Boinski, Sue, 2000. THE CENTRAL AMERICAN SQUIRREL MONKEY (SAIMIRI OERSTEDII): INTRODUCED HYBRID OR ENDEMIC SPECIES? Molecular Phylogenetics and Evolution. 16(3):350-65.