El camello del portal navideño

Este dromedario se encuentra en el parque África Mía en Liberia. Foto F. Durán

Que divertido es ver el portal de navidad de las casas o iglesias que se visitan, a veces con un olor característico como a ciprés, o tal vez de la materia vegetal conocida popularmente como “lana”. 

Algunas personas son verdaderas artistas en decorar su portal.  Aún no está el niño, pero están las otras figuras, las ovejas, pastores, la mula y el buey, y adiciones que van desde perros y gallinas hasta artefactos que no tienen mucho que ver con el nacimiento (a veces verdaderos anacronismos como trenes o autos).  Pero llama la atención un gran animal que viene con los reyes magos de Oriente, con un gran cuello, largas patas y cargando los presentes para el niño.  Se trata del camello ¿De dónde vino este asombroso animal?

Una o dos jorobas
DromedarioActualmente existen 3 especies de camellos en el mundo, de los cuales las más conocidas son el dromedario y el camello bactriano.  Se diferencian en que el camello bactriano presenta dos jorobas, mientras que el dromedario solo una.  A menudo vemos que las figuras para portal en nuestro medio representan al dromedario, lo cual es más acertado si vemos las distribuciones originales del camello bactriano y el dromedario.  

El dromedario es originario de las regiones de Arabia, aunque ha sido introducido en varios lugares como Australia y el Sahara, donde originalmente no estaba a pesar de la asociación del animal con este desierto en la mente popular.  El camello bactriano por el contrario habita originalmente el Tíbet y otras áreas montañosas de Asia central, más alejadas de Belén, aunque ahora este camello este más restringido y en peligro de extinción.  Se llama así por que se supone originario de Bactriana, nombre con el que los griegos conocían a una región de Asia central, y donde pudo haber sido domesticado hacia el año 2500 a. C. 

Actualmente algunos investigadores objetan que la llegada del dromedario a las regiones de Israel es más tarde de lo que se pensaba, dando a entender que no fue conocido allí hasta épocas más recientes de donde se ubicarían los eventos de las narraciones bíblicas.  

Es cierto que tienen la joroba llena de agua
pezunaViejas historias hablan de viajeros perdidos en el árido desierto que salvaron su vida gracias a que mataron sus camellos y se bebieron el agua conservada en sus jorobas, a veces en caricaturas se presenta también la joroba del camello o dromedario llena de agua.  Nada más lejos de la verdad, claro que la joroba es una forma de almacenar líquido para el camello, pero no en forma de agua, sino es grasa que lo mantiene con la hidratación necesaria, por lo cual no sería factible beberla.

Aparte de eso tienen otra serie de adaptaciones que les han permitido vivir en las áridas regiones desérticas, como sus patas con grandes dedos y pezuñas para no hundirse en la arena, además de que sus fosas nasales se pueden cerrar casi “herméticamente” para evitar la entrada de arena durante los fuertes vientos y tormentas de arena.

El camello del portal
Siguiendo con las figuras del portal de la casa, pues vemos que nuestro dromedario a veces es montado por el rey mago, o bien va solo.  Es por lo visto una adición posterior al origen del nacimiento o pasito, pues Luis Ferrero no lo menciona en las figuras originales: la sagrada Familia, la mula y el buey; posteriormente en Roma se agregaron otras figuras además del nacimiento: 12 ovejas, 3 pastores (que por lo visto pasarían a ser los reyes magos), dos sibilas o mujeres sabias, dos profetas, siete ángeles y 4 árboles.  La simbología de estas figuras originales del pasito está bien detallada en el ensayo de Luis Ferrero Acosta (“El origen del pasito” contenido en el libro La Navidad en Costa Rica).

Posiblemente la relación de los reyes magos con las regiones de oriente metió al dromedario y al camello entre las figuras del portal, aunque no siempre son representados.  En todo caso es un bonito motivo que anima el portal y atrae las miradas, para alegrar el espíritu navideño de estos días.