¿Conoce a Pablo Presbere?

Busto de Pablo Presbere.

Cada 4 de julio mientras la televisión por medio de series, películas y noticieros nos recuerda que los Estados Unidos de América celebra el Independence Day (Día de la Independencia), tanto los medios de comunicación masiva como el ciudadano en general pasa por alto o desconoce del todo el hecho de que en nuestro país cada 4 de julio se celebra el día de Pablo Presbere, quien en 1997 fuese declarado por la Asamblea Legislativa “Defensor de la libertad de los Pueblos Originarios”.

Fue el 4 de julio de 1710 en Cartago, cuando se ejecutaba la sentencia de muerte en contra de Pablo Presbere. La misma se había dado debido al levantamiento indígena en contra del maltrato y dominio de la Corona Española de la cual él era uno de los líderes. Desde la fundación de Santiago de Talamanca por parte de Diego de Sojo (1605) la población indígena fue tratada con brutalidad y excesos (azotes, cortes de orejas y destrucción de sus creencias religiosas) por parte de la población española, tanto militares como misioneros religiosos, lo cual produjo el levantamiento. El indígena era tratado como mano de obra gratuita y se le obligaba a pagar tributos, así como a proporcionar alimentos y servicios.

En septiembre de 1709, Presbere y otros líderes indígenas se sublevaron como respuesta a los malos tratos y a la política de desarraigo dictada por la Corona Española. Habían logrado interceptar una carta en la que se daba la orden de sacar a la población indígena de sus tierras y trasladarlos a Boruca, Chirripó y Teotique (Tayutic en Turrialba). Gracias a refuerzos (soldados, armas y pólvora) enviados desde Guatemala, el gobernador Lorenzo Antonio de Granda y Balbín consiguió aplastar la insurrección. Durante el juicio, Presbere se negó a delatar a los otros líderes de la rebelión a pesar de la tortura y el 1 de julio de 1710 se le sentenció a morir arcabuceado y decapitado.

FigueroaSi bien existe la declaración oficial por parte del Estado Costarricense, muchos han expresado su disconformidad con la misma. Incluso ha habido quienes han alegado el hecho de que era un asesino, debido a la muerte de varios españoles durante el enfrentamiento, obviando las razones que provocaron el levantamiento, actos que hoy en día se condenan como crímenes contra la humanidad.

 “La historia la escriben los ganadores” ¡cuánta razón tiene esta frase! Una muestra es la invisibilización que tuvo la figura de Presbere y el movimiento indígena en Costa Rica hasta mediados de la década de los 1990. Incluso hoy siguen existiendo serios problemas en sus territorios.

En una época en que la globalización ha tomado todos los aspectos de la vida moderna, es vital revalorizar la historia de nuestro país y sus personajes. Pero no sólo la historia oficial de los “ganadores”, sino también de los sin voz, de los otros, de los que fueron obligados a trasladarse a la montaña para poder ser libres y seguir siendo ellos, pero que fueron olvidados y apartados del discurso oficial. Aún hoy, bribris y cabécares, descendientes de aquellos bravos guerreros, continúan luchando por tierra, igualdad y dignidad. Al igual que lo hacen térrabas, guaymíes y borucas.

Imágen: Álbum de Figueroa, siglo XIX, Archivo Nacional de Costa Rica.