Conjunto escultórico a “Pepe” Figueres está restaurado

La artista Marisel Jiménez participó en el proceso de restauración. Foto DPPC

Son 4 esculturas en bronce, una niña que representa la cultura, un niño que simboliza la educación, un mazo como alegoría de la abolición del ejército, y la imagen del hombre que impulsó grandes reformas. Se trata del conjunto escultórico que representa a “Pepe” Figueres, el cual fue restaurado por especialistas tanto del Museo Nacional como voluntarios y que ya está listo para ser colocado en un espacio público.

Rocío Fernández, directora del Museo Nacional, explicó que el mazo será la única pieza que no se coloque junto al resto del conjunto cuando éste vuelva a la Plaza de la Democracia, donde será restituido de acuerdo con un decreto ejecutivo de la administración Solís.

Don Luis fundió el nuevo mazo. Foto DPPC “El mazo original fue robado pero lo hemos sustituido con una nueva pieza diseñada por la autora del conjunto, Marisel Jiménez. La fundición estuvo lista en diciembre 2015 y como medida preventiva lo vamos a incluir en el guión de la sala de Historia de Costa Rica, que se reabrirá al público a finales del 2016”.

Además de la restitución de esta pieza emblemática, el MNCR restauró la alegoría de la educación. La escultura de la niña y su instrumento musical volvieron a estar unidos, luego de su reparación.
 
“Esta restauración  tuvo una  inversión 1 100 000 colones, 950 mil en la fundición de las dos piezas (mazo y niña con violín) y 150 mil en materiales, sin contar la mano de obra de los profesionales y voluntarios del Museo” aclaró Leidy Bonilla, del Departamento de Protección del Patrimonio (DPPC).

El proceso de restauración
La restauración del conjunto escultórico se realizó a lo largo del 2015. Ana Eduarte, restauradora del MNCR, trabajó con la asesoría  del restaurador y metalúrgico José Segura. Durante marzo y abril del 2015, ambos  ensayaron métodos de limpieza y protección de las piezas, para posteriormente iniciar el proceso de restauración que incluyó la limpieza del conjunto y la estabilización de áreas con oxidación y mejoras o brillos en la pátina (óxido verdoso). También se aplicó una capa protectora a todas las esculturas.

Alonso Silva colaboró en la restauración. Foto DPPCBonilla explicó que en  agosto del 2015 se aprovechó la visita al país de la artista autora de las esculturas Marisel Jiménez, radicada en España, para confeccionar  el mazo que se robaron cuando el conjunto estuvo exhibido en la Plaza de la Democracia. Jiménez lo elaboró en arcilla y Alonso Silva, escultor voluntario del DPPC, hizo el molde en yeso. Posteriormente se llevó a Puriscal, donde el fundidor Luis Padilla hizo el molde en cera  para después chorrearlo y fundirlo en bronce. Finalmente, Sullym Gutiérrez, también voluntaria del DPPC, le dio el acabado de la patina de color verde.

Además del mazo, fue necesario fundir en bronce una pieza o “alma” que uniera la mano de la escultura de la niña al violín. Con la elaboración y colocación de esta pieza, el conjunto escultórico quedó completamente restaurado.

Con el conjunto escultórico restaurado, el Museo Nacional espera la indicación de la Comisión de reinstalación conformada por representantes del Ministerio de Cultura, la Municipalidad de San José y el Ministerio de Educación Pública, con el acompañamiento de un grupo de ciudadanos denominado “Amigos de don Pepe”.

Fotos de Luis Padilla, fundidor y Alonso Silva, escultor voluntario. DPPC