Auditar para gestionar el patrimonio natural

Desde el pasado lunes 6 de octubre se realiza una auditoría sin precedentes en el país. Mediante la metodología del muestro, once biólogos, una abogada y dos auditores analizan el estado de conservación y registro de una serie de plantas, hongos, líquenes, briófitos, insectos, arácnidos, miriápodos, láminas y onicóforos recolectados a lo largo de dos décadas por el Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio).

Se trata de una muestra aleatoria de los diferentes tipos de especímenes del acervo que el INBio entregará al Museo Nacional de Costa Rica, una vez que concluya esta auditoría multidisciplinaria, que lidera la Institución museológica mediante dos etapas. La primera consistió en un estudio preliminar de las condiciones de conservación y el diseño de una metodología de trabajo que se hicieron del 18 al 29 de agosto. La segunda etapa consiste en aplicar pruebas de verificación de manera física y digital en un periodo que va del 6 de octubre al 30 de noviembre; es en la que se trabaja actualmente.

Se estima que la  colección por recibir asciende a 3.491.345 especímenes, que se sumarían a los 353.279 que posee el Departamento de Historia Natural del Museo, lo que representa un crecimiento inusual del 991 por ciento de las colecciones de patrimonio natural bajo su tutela.

Mientras la abogada Noily Sánchez evalúa el estado y las condiciones de los trámites de préstamo fuera del país, el grupo de biólogos (divididos en parejas), auditan el estado de conservación y el registro de los especímenes seleccionados al azar.

inbio2Una vez terminadas las pruebas de campo, para las que se estiman 45 días de trabajo en pares,  el equipo recopilará los hallazgos y elaborará un informe final, que será presentado a la Junta Administrativa del Museo Nacional para formalizar el traslado del acervo.

Las colecciones se localizan actualmente en un inmueble de 5.955 metros cuadrados que el Servicio Fitosanitario del Estado le compró al INBio en marzo del 2013, localizado en Santo Domingo de Heredia. Su custodia actual está respaldada por un convenio entre Fitosanitario del Estado e INBio, vigente hasta marzo de 2015.

El Museo Nacional solicitará los recursos económicos necesarios para solventar las necesidades de infraestructura física y el equipamiento que requieren las nuevas colecciones, así como el recurso humano (biólogos e informáticos) para la gestión y divulgación de las mismas a partir de enero 2015.