3.5 millones de especímenes se trasladan de casa

Hongos, líquenes, musgos, plantas, mariposas, escarabajos y arañas; forman parte de los millones de especímenes que el INBio recolectó a lo largo de 23 años  y que actualmente están en proceso de traslado al Museo Nacional. Los ejemplares cambiarán de casa, pero seguirán siendo de gran aporte para la educación, la  investigación y la ciencia, de Costa Rica y el mundo entero.

3.5 millones de especímenes cambiarán de casa próximamente. De la provincia de Heredia se trasladarán a la de San José. Se trata de la valiosa colección de biodiversidad del INBio, la cual está en proceso de traslado al Museo Nacional.

La decisión obedece al cese de apoyo financiero, por parte de la cooperación internacional, que recibía el INBio para mantener y desarrollar sus colecciones biológicas.

La medida además, está amparada  en el artículo 1 de la Ley 1542, que otorga al Museo Nacional la potestad de custodiar las colecciones. Cabe mencionar que  cualquier colección de origen natural, indistintamente del ente o individuo recolector (según lo estipula la Ley de Vida Silvestre), es patrimonio del Estado; y es precisamente por eso, que al Museo Nacional le compete la administración y custodia de estos bienes naturales procedentes del INBio.

El artículo 1 de la Ley 1542, estipula que: “El Museo Nacional de Costa Rica es el centro encargado de recoger, estudiar y conservar debidamente ejemplares representativos de la flora y fauna del país, y de los minerales de su suelo, así como de sus reliquias históricas y arqueológicas, y servirá como centro de exposición y estudio. Con ese objeto, y a fin de promover el desarrollo de la etnografía y de la Historia Nacional, aprovechará la colaboración científica que más convenga a sus propósitos”.

Pero el traslado de las colecciones, de una “casa” a la otra, será un proceso que durará unos dos o tres años, pues la noticia del traslado tomó por sorpresa al Museo Nacional, y en estos momentos, no se cuenta con un edificio ni las condiciones para albergar a los especímenes procedentes del INBio.

Sobre el tema, la Directora General del Museo Nacional, Rocío Fernández, se refirió: “Estamos pidiendo permiso a la Contraloría para firmar un convenio de precariato por dos años con Fitosanitario del Estado, institución propietaria del edificio donde se localizan las colecciones actualmente, que nos permita resguardar el patrimonio, mientras el Museo gestiona un presupuesto extraordinario con fines específicos para construir un edificio adecuado en Pavas, donde disponemos de terreno para ampliar nuestros acopios.”

Legado de muy alto nivel

Las colecciones biológicas del INBio son el resultado de 23 años de investigación ardua y continua. En detalle, están conformadas por 3.491.345 especímenes de la biodiversidad costarricense, divididas en 3 grandes grupos: plantas, hongos y artrópodos (insectos, arañas y escorpiones).  Las colecciones están compuestas tanto por ejemplares físicos, así como por información digitalizada.

inbio2Cabe mencionar que en su conjunto, esta colección, está catalogada como la más grande en el ámbito centroamericano y, quizá, una de las más grandes a nivel latinoamericano. Además, según Randall García, Director General del INBio, “en las colección se encuentran especímenes de casi el 30% de todas las especies conocidas del país.

Pero, no se trata solo de simples colecciones, ni de más de tres millones de ejemplares únicamente. El aporte va más allá. “El acervo de conocimiento que esas colecciones albergan, puede ser fuente de soluciones a problemas que enfrenta la humanidad; por ejemplo en temas de energía, de vectores de enfermedades, de plagas y cambios en polinizadores, entre otros”, agregó García.

Fusión de tesoros

El significado, tanto de las colecciones del INBio como de las del Museo Nacional, es realmente invaluable. Su aporte traspasa lo económico para ubicarse en la categoría de aporte a la ciencia, a la educación, a la investigación y al patrimonio natural de nuestro país.

Cada una de las colecciones tiene características propias, pero juntas, su valor se potenciará aún más; sin duda, vendrán a enriquecer el patrimonio natural de Costa Rica. De allí la importancia de su adecuada custodia y mantenimiento.

Al respecto, Cecilia Pineda, Directora del Departamento de Historia Natural del Museo Nacional, se refirió: “A las colecciones del Museo Nacional, se une una colección más reciente, pero con un ámbito de recolecta más intenso a nivel del país; que ha cubierto más localidades, más espacios; y que esos ejemplares, se han recolectado incluso en diversas épocas del año, lo que le da mayor riqueza”.

Si bien es cierto, el Museo Nacional lleva más de un siglo recolectando especímenes, es evidente que el traslado de casa de las colecciones del INBio, constituirá un gran aporte.

La recepción de la Colección INBio es una gran oportunidad para enriquecer las colecciones del Departamento de Historia Natural del Museo, iniciadas en 1888. Bajo la tutela de la Institución, el Estado costarricense asumirá la responsabilidad sobre un acervo patrimonial de extraordinaria diversidad biológica”, mencionó Rocío Fernández, Directora General del Museo Nacional.

Por otro lado, el traslado de las colecciones también causa sentimientos encontrados. “Si bien, esto representa despojarse de algo muy apreciado para la institución, el hecho de que el Museo asuma las colecciones, le permite a la ciudadanía tener la garantía de que éstas serán conservadas a perpetuidad, y al mismo tiempo, le plantea el reto al Museo de fortalecer sus servicios de información. Como costarricense  y Director de INBio veo que este proceso abre nuevas oportunidades de trabajo conjunto”, aseguró García.
En proceso de alistar la casa

Como ya se mencionó, el traslado de las colecciones del INBio fue algo inesperado; y aunque por  ley al Museo Nacional le corresponde la custodia de estos invaluables bienes, el proceso requiere más que tiempo. Para recibir a los nuevos inquilinos, habrá que acondicionar la casa con las características idóneas para su correcta preservación.

Al Museo Nacional lo respaldan más de 100 años de experiencia en manejo de colecciones, posee personal capacitado que sabe valorar el patrimonio y tiene una infraestructura básica para albergar las colecciones; no obstante, para hacerse cargo en forma idónea y responsable, requiere recursos para operar, un edificio adecuado; así como un mayor número de expertos en diversos campos, dado el número y envergadura de este nuevo reto.  Desde ya, el Museo se encuentra gestionando la creación de 10 plazas de técnicos para hacer frente al reto de custodiar el millonario número de especímenes.

“Para albergar las colecciones será necesario construir un nuevo edificio para el Departamento de Historia Natural, entre el 2015 y el 2017, en el anexo del Museo en Pavas, donde se localizan las colecciones arqueológicas e históricas. Esta meta institucional deberá contar el aval presupuestario del Ministerio de Cultura y Juventud en el próximo trienio. También se debe recibir la base de datos y garantizar su accesibilidad mundial”, mencionó Fernández.

Paso a paso

inbio3Para el Museo Nacional, asumir las colecciones significa un proceso en el que participan varios actores y se hará en varias etapas.  

El primer paso consiste en realizar una auditoría aleatoria sobre los bienes patrimoniales a traspasar. Ésta se llevará a cabo a mediados del mes de agosto.

También, el Museo deberá firmar un convenio con el Servicio Fitosanitario del Estado, órgano del Ministerio de Agricultura, propietario del inmueble donde actualmente se localizan las colecciones y donde deberán permanecer, mientras se construye el edificio que las albergará.

Ha pasado más de un año desde que  se dio el anuncio del traslado de este valioso acervo al Estado costarricense.  Actualmente las colecciones se encuentran en un edificio del MAG en Heredia,  mientras se construye el nuevo edificio en el terreno del Museo Nacional en Pavas.

En estos momentos, el Museo tiene como prioridad la construcción de la nueva casa de las colecciones, la cual se espera estrenar en el año 2017. Por el momento, las labores interinstitucionales continúan en aras de trabajar estrategias conjuntas para lograr la manutención y conservación de este valioso patrimonio natural para el país.